En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Perspectiva: Incivilidad y barbarie

Perspectiva: Incivilidad y barbarie
Perspectiva: Incivilidad y barbarie

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- ¿A qué niveles de degradación, insensibilidad y falta de conciencia ciudadana estamos llegando en esta sociedad con actos insensatos que atentan contra la razón y el más elemental sentido de la responsabilidad frente a la vida humana?

Estas son algunas de las preguntas que ciudadanos y familias que aprecian la prudencia y el equilibrio se están haciendo a partir del insólito incidente, grabado en video y difundido a través de las redes sociales, donde una joven dispara varias veces con un arma en medio de una vía céntrica de esta capital.

Afortunadamente nadie resultó herido porque los disparos hechos al aire no impactaron a nadie en los alrededores, pero ¿se imaginan ustedes lo que pudo haber acontecido con lo letales que son estas balas perdidas, tal como señalan las estadísticas policiales recopiladas en los medios?

Previo a esta peligrosa acción a todas luces desaprensiva, la autora de los disparos causó un trastorno mayúsculo junto a su acompañante, ya que este se desmontó del vehículo y lo dejó parado en medio de la calle, lo que originó un gran entaponamiento y comprensibles quejas de conductores que no podían avanzar. De hecho el primer disparo proviene de un vehículo desconocido que estaba atrapado en el tapón, lo que no la exime de responsabilidad alguna a la joven que ahora pudiera querer alegar que estaba defendiéndose.

Estamos hablando de un doble comportamiento abusivo e inadmisible porque al manipular de esa forma un arma de fuego, con los disparos al aire y apuntando hacia otros autos, puso en peligro la seguridad y la vida de personas inocentes. Además no tuvo miramiento alguno en obstaculizar el libre tránsito como si la calle fuera de su propiedad exclusivamente.

La responsable de estos incalificables hechos tiene que responder ante la sociedad y las leyes, y no solo a través de un simple interrogatorio, de una disculpa o de una explicación que de ninguna manera puede justificar la insólita actuación en que incurrió.

Ha llegado al momento de establecer si de verdad vamos a preservar en esta sociedad el orden y el respeto a las leyes y a las más elementales normas de convivencia civilizada sea quien sea, sin importar de donde provenga. De otra manera marcharemos hacia el canibalismo y la barbarie.

 

 

 

 

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *