En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Piden penas de 5 y 4 años para 4 franceses por haber alojado a jefes de ETA

Piden penas de 5 y 4 años para 4 franceses por haber alojado a jefes de ETA
Piden penas de 5 y 4 años para 4 franceses por haber alojado a jefes de ETA

PARÍS.- La Fiscalía del Tribunal Correccional de París pidió hoy penas de entre cuatro y cinco años de cárcel, en su mayor parte exentos de cumplimiento, para cuatro franceses que alojaron a jefes de ETA en casas del suroeste de Francia entre 1999 y 2004.

El fiscal solicitó la mayor pena, de cinco años, la mitad exentos de cumplimiento (sólo tendría que ingresar en prisión en caso de reincidencia) para el cantautor vascofrancés Peio Serbielle, que durante más de cuatro años prestó su casa para celebrar allí las reuniones trimestrales del comité ejecutivo de la organización terrorista.

En la vivienda, ubicada en la localidad de Domezain-Berraute, a una veintena de kilómetros de Bayona, se encontraron trazas de ADN de algunos de los jefes de la banda durante ese periodo.

El representante del Ministerio Público hizo hincapié en que si optaron por la casa del cantautor para organizar allí los comités ejecutivos es porque “tenían una confianza absoluta” en Serbielle, que estuvo 16 meses en prisión preventiva.

Los otros tres que se sentaron en el banquillo fueron los esposos Maryse Lavie y Didier Arricau, así como el hermano de éste, Robert, por haber alquilado, también entre 1999 y 2004, una casa rural en la localidad de Salies de Béarn, a unos pocos kilómetros del País Vasco francés, a la pareja de dirigentes etarras formada por Mikel Albisu, alias “Mikel Antza”, y María Soledad Iparraguirre, “Anboto”.

La Fiscalía requirió para Robert Arricau una pena de cinco años de prisión, tres exentos de cumplimiento (ya pasó 18 meses en preventiva), por haber sido el que puso en contacto a esos dos jefes etarras con su hermano y con la mujer de éste para que les alquilaran la vivienda que tienen junto a la suya.

Para Maryse Lavie fueron cinco años, de los cuales cuatro exentos de cumplimiento, por haber acogido a Albisu y a Iparraguirre durante cerca de cinco años “por dinero y por amistad”.

En 1999, el alquiler empezó en 1.200 francos al mes (equivalentes 183 euros), pero progresivamente subió a 1.500 y a 2.000 conforme los etarras ocuparon una mayor parte del edificio.

Para su marido, el Ministerio Público solicitó cuatro años, todos exentos de cumplimiento.

En esa casa rural de Salies de Béarn es donde fueron arrestados “Mikel Antza” y “Anboto” el 3 de octubre de 2004, en una de las operaciones policiales más importantes contra ETA, ya que allí se encontró una gran cantidad de documentación interna de la banda que ayudó al trabajo policial y judicial durante los años siguientes.

Los abogados de todos los acusados pidieron su absolución e incluso la anulación del procedimiento, dado que el juicio se ha celebrado 14 años después de que ocurrieran los hechos.

El letrado de Serbielle, Jean François Blanco, insistió en que su defendido siempre estuvo en contra del uso de la violencia y que si accedió a que en su casa se reunieran miembros de la banda fue por “el principio de hospitalidad”.

En particular, añadió, teniendo en cuenta la práctica “sistemática de la tortura” por las autoridades españolas contra los miembros de la organización terrorista y por el recuerdo de los atentados cometidos en el País Vasco francés por el Grupo Antiterrorista de Liberación (GAL).

El proceso, que duró dos días, quedó esta tarde visto para sentencia, que se hará pública mañana.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *