Jueves, 20 de febrero, 2020

Policías inconformes

Policías inconformes
José Báez Guerrero

Es una rareza la inconformidad expresada públicamente por policías que esperaban ascensos de rango pero no estuvieron entre los seis mil afortunados.

Nuestra Policía, organizada con estructura militar pese a su función esencialmente civil de proteger vidas y propiedades y auxiliar a la Justicia, hace rato debió transformarse. El escalafón de rangos emulando los castrenses, con clases desde conscripto o raso hasta sargento, oficiales subalternos de segundo teniente a capitán, y oficiales superiores de mayor a general, realmente es ineficaz para la asignación de tareas policiales. Países desarrollados tienen solo agentes, detectives e inspectores. La excesiva burocracia que genera una jerarquía diseñada para cumplir órdenes de batalla o tener una listeza para tareas de defensa nacional, es muy diferente a la necesaria para preservar el orden público.

Cada sociedad tiene la Policía que merece y creo merecemos una mejor, pero por sí sola con exiguos recursos será imposible la ansiada reforma. Después de todo, pocas instituciones reflejan tan fielmente el espíritu de una sociedad como quienes la cuidan. ¡Ay, ay, ay!

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *