BOGOTÁ, Colombia.- El gobierno cubano culpó este jueves a Estados Unidos por no haber sido invitado a la Cumbre de las Américas a realizarse en Colombia en abril, sobre la que aún pesa la amenaza de un boicot de parte de los países de la Alianza Bolivariana (ALBA).

Un comunicado oficial venezolano asegura que el Consejo Político de la Alianza "seguirá estudiando" la situación. También alude a la "posición histórica" del presidente Hugo Chávez en contra de la "exclusión" de Cuba de las llamadas Cumbres de las Américas.

El único gobierno que ha manifestado abiertamente su rechazo a convocar a Cuba a Cartagena es el de Estados Unidos, que considera que ese país caribeño no cumple con el requisito democrático que los participantes en las Cumbres de las Américas se fijaron en 2001.

De su lado, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, del que partió la iniciativa de pedir que se convocara a Cuba a la reunión de los días 14 y 15 de abril y que consideró que si no era invitada, los otros países de la ALBA no debían asistir, aún no dice qué hará.

Correa interpuso "sus buenos oficios" para que Cuba fuera invitada, porque "América Latina es una", se limitó a señalar hoy el vicepresidente ecuatoriano, Lenin Moreno, al ser preguntado en Washington por las posibles reacciones al anuncio de Santos.

El anfitrión de la Cumbre, que también se reunió ayer con Chávez en La Habana, habló hoy por teléfono con Correa, según dijo la canciller colombiana, María Ángela Holguín, sin informar de lo tratado.

Aunque el presidente colombiano dijo que había encontrado "comprensión" de parte de las autoridades de Cuba, hoy el canciller cubano, Bruno Rodríguez, arremetió contra lo que definió como "la crónica de una exclusión anunciada", de la que culpó exclusivamente al Gobierno de Barack Obama.

En una conferencia de prensa en La Habana, Rodríguez dijo que la "exclusión" de Cuba por parte del Gobierno de Estados Unidos "es inaceptable e injustificada" y forma parte del bloqueo "genocida e ilegal" que mantiene sobre Cuba desde hace más de 50 años.

La I Cumbre de la Américas se celebró en Miami en 1994 con la participación de los 34 países miembros activos de la Organización de Estados Americanos (OEA), de la que Cuba fue suspendida en 1962, por pertenecer al bloque soviético.

La suspensión fue levantada en 2009, pero el Gobierno cubano no ha hecho los trámites para reincorporarse y ha dicho que no tiene intención de hacerlo.

Hoy Rodríguez ratificó esa postura, al señalar que estas cumbres así como la OEA, de "triste fama", solo sirven "para que Estados Unidos ejerza su dominación".

En una conferencia de prensa en español, el subsecretario interino de Asuntos Públicos del Departamento de Estado de EE.UU., Mike Hammer, manifestó que el Gobierno estadounidense espera "una muy buena participación en la Cumbre"