Fuente externa

MADRID.- Los españoles castigaron este domingo a sus partidos tradicionales después de casi una década de crisis económica y entregaron la llave de sus alcaldías y gobiernos regionales a las nuevas formaciones Podemos y Ciudadanos a seis meses de las elecciones presidenciales.

Con el 90% de las papeletas escrutadas, el gobernante Partido Popular ganaba las elecciones municipales en todo el país con más de 5,4 millones de votos. El centro derecha del presidente Mariano Rajoy se imponía provisionalmente en 11 de las 13 regiones pero sin mayoría suficiente y con la necesidad de llegar a acuerdos si quiere gobernar.

La suma de votos de socialistas y populares, que han gobernado el país en los últimos 35 años, fue de 51% en comparación de 65.3% de las elecciones locales de 2011.

Los dos termómetros del cambio de mapa político fueron Madrid y Barcelona. Dos coaliciones de izquierda popular, en las que está integrada Podemos, ganaban provisionalmente las alcaldías, a la espera de concretar pactos que les permitan gobernar.

Los pactos serán a partir de ahora la clave de la política española.

Fuente : elnuevodía.com