SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El reverendo Domingo Paulino Moya vocero nacional evangélico cree es una vergüenza y calamidad que la clase política gobernante entre en debate público sobre quien recibe más dinero del narcotráfico o del que más a sustraído de las arcas públicas los recursos económicos del Estado dominicano y sus instituciones.

Entiende que no podrá encontrarse la salida a ningún tema del orden político, económico y social cuando los actores envueltos quieran imponer sus razones e intereses particulares por encimas de los intereses del país.

Cree que hay que bajar el tono del discurso y armarse de la humildad y la prudencia necesaria para solucionar con éxito no solo el problema que lo enfrenta en la Junta Central Electoral (JCE) si no en los demás temas que conducen al país a la ingobernabilidad y el caos.

Paulino Moya quien se perfila como voz política y social de las minorías religiosas del país aconsejó a los sectores político y económico y a los representantes de la sociedad civil a usar los valores duartianos y cristianos como arma de paz en la búsqueda de las salidas negociada y civilizada de los problemas y dificultades que daña la paz de la nación.

El también candidato presidencial del Movimiento Político Opinión Electoral 2012 y quien avisó recientemente mediante declaraciones a la prensa que el conflicto en el más alto tribunal electoral de la nación se agudizaría y propuso la formación de una comisión mediadora que estuviera compuesta por representantes católico y evangélicos