CAGUAS, Puerto Rico.- El candidato vicepresidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Luis Abinader, deploró que las exportaciones de la República Dominicana hacia Puerto Rico se hayan reducido en cerca de un 50 por ciento, a pesar de las nuevas oportunidades creadas por el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y Estados Unidos.

Al participar en un encuentro con empresarios dominicanos en Puerto Rico, Abinader dijo que hasta el año 2004, el país exportaba a la vecina isla mil 500 millones de dólares, cifra que se ha reducido en la actualidad a 800 millones de dólares.

El compañero de boleta de Hipólito Mejía dijo que el próximo gobierno del PRD hará un especial énfasis en mejorar la balanza comercial del país, afectada severamente por las exportaciones excesivas propiciadas por el actual Gobierno para favorecer a funcionarios y dirigentes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Sostuvo que esas importaciones otorgadas por favoritismo han desplazado a los importadores tradicionales y han provocado un daño terrible a los productores dominicanos, especialmente al sector agropecuario.

El joven economista y empresario se reunió con representativos de la comunidad dominicana en Puerto Rico, luego de recibir a un pergamino de reconocimiento otorgado por la alcaldía de Caguas. También recibió una placa a nombre del ex presidente de la República Dominicana, Hipólito Mejía.

Durante la ceremonia, Abinader se reunió con el alcalde de Caguas, Willis Miranda Torres, quien le entregó la llave de la ciudad.

Luis Abinader estuvo acompañado de altos dirigentes del PRD en Puerto Rico, entre  ellos Kenny Guerra, presidente de la seccional, Caonabo Santana, secretario general;  Zacarías Made, coordinador campaña, Rubén Suriel, coordinador de las seccionales del Exterior; además de  Ciriaco Rojas, Hector Lugo, Iris Figueroa, Arelis Figueroa, y Luis Hidalgo.

El candidato vicepresidencial viajó a la isla caribeña acompañado de Hugo Rivera, Joaquín Díaz, Merido Torres, Lourdes Herrera y Daniel García Archibal.

Desde Puerto Rico, Abinader se trasladó a los Estados Unidos, donde agotará una intensa agenda política durante el fin de semana