SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El candidato presidencial de la Alianza por la Democracia (APD), Max Puig, consideró que en la República Dominicana desde la dirección del Estado se ha descuidado el ordenamiento territorial lo que podría generar situaciones negativas de impredecibles consecuencias para el ecosistema.

Puso como ejemplo que pese a 12 años de la aprobación de la Ley 64-00 de Medio Ambiente y Recursos Naturales que incorpora las variables ambientales al Plan Nacional de Ordenamiento del Territorio, prácticamente no se ha hecho nada en ese sentido.

El ex ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales hablando en rueda de prensa realizada en la sede de la APD, dijo que la disposición legal citada otorgó un período de tres años para la formulación del plan bajo la responsabilidad del Secretariado Técnico de la Presidencia.

“Si no se enfrentan los desequilibrios territoriales y sus consecuencias en el corto plazo, el desarrollo sostenible del país se hará cada vez más difícil”, advirtió.

Recordó que el terrible terremoto que destruyó Puerto Príncipe el 12 de enero de 2010 es una voz de alerta que obliga a ser rigurosos en la aplicación de las normas en materia de construcción.

Señaló que tierras productivas están siendo urbanizadas de manera irresponsable con la pasividad de las autoridades.

“Miles de personas viven de manera precaria en cañadas, humedales, áreas verdes protegidas, destruyendo la naturaleza y poniendo en grave peligro sus vidas”, subrayó.

El aspirante a la presidencia de la República precisó que es una necesidad dotar a la Dirección General de Ordenamiento y Desarrollo Territorial de de fondos y equipos para que pueda realizar de manera efectiva su trabajo que es elaborar el Plan Nacional de Ordenamiento Territorial (PNOT).

El político y sociólogo también propuso integrar en el Plan Nacional de Ordenamiento Territorial, el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Añadió que este plan nacional, con los debidos ajustes, debe abarcar los proyectos de Ordenamiento Territorial Turístico actualmente aprobados para Puerto Plata, Cabarete, Las Terrenas, Samaná, Miches, Bávaro, Punta Cana y otros.

Indicó que también debe integrarse en el Plan Nacional de Ordenamiento Territorial, los planes piloto de Ordenamiento Territorial de determinados municipios, como Jarabacoa, así como el estudio para el Plan Indicativo para el Gran Santo Domingo.

Significó que de igual manera debe hacerse con los planes de gestión de riesgos, ya elaborados relacionados de manera particular con los asentamientos humanos en zonas de alto riesgo como es el caso de cañadas, zonas bajas o costeras y otras de igual riesgo.

Planteó que la necesidad de propiciar la aprobación de una ley de aguas que permita garantizar la conservación del precioso líquido, cada vez más escaso y afectado por la contaminación.