En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Por la docencia

Es justo reconocer y apoyar cuando de desiste de acometer acciones a todas contraproducentes en cualquier escenario de la vida nacional y sobre todo en un área tan delicada como la educación, que requiere eficiencia y estabilidad.

Por eso saludamos que después de algunas suspensiones de docencia y anuncios temerarios, la ADP haya logrado que algunas de sus filiales del interior descontinuaran el proyectado propósito de tomarse por su cuenta y riesgo una semana adelantada de las vacaciones escolares por el período navideño.

Cuando está en presencia del incumplimiento de un compromiso de ley y también se supone que de vocación, como el de ofrecer docencia en las escuelas públicas, no se podía hablar de negociación sino de imposición de sanciones a los profesores que incurrieran en esa inadmisible violación.

Por eso hubiera creado un mal precedente, que ante una acción injustificable de los maestros en perjuicio del derecho a la educación, el Ministerio de Educación estuviera negociando el caso con los directivos de la ADP.

En situaciones como ésta lo que se impone sencillamente es aplicar sanciones a aquellos maestros que quieran tomarse una semana adicional de vacaciones y encima de eso seguir cobrando sin trabajar, como han hecho durante los paros y pretextos de asambleas que también paralizan la docencia.

El diálogo y el acercamiento siempre en provechoso cuando hay conflictos, pero en el presente caso lo que correspondía era simplemente garantizar que se cumpla el calendario escolar y aplicar consecuencias a los profesores que desatienden sus obligaciones docentes.

Estamos ante una situación de orden, disciplina y cumplimiento con deberes laborales que en el caso de los maestros debería ser también una obligación ética y filosófica si realmente llegaron al magisterio por vocación y servicio.

Hay que dejar atrás la dejadez y tolerancia de pagar por jornadas de trabajo dejadas de cumplir sin justificación, mientras los maestros y el sistema educativo no dan respuesta efectiva para revertir la forma en que nos hemos quemado, años tras año, en las pruebas Pisa.

Si Educación no actúa con firmeza y responsabilidad en situaciones similares en el futuro, se estarían sentando las bases del caos y el descalabro en la enseñanza pública, que en ocasiones parece carecer de dolientes.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *