En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Por qué operar la epilepsia? El problema de los pacientes fármaco-resistentes

¿Por qué operar la epilepsia? El problema de los pacientes fármaco-resistentes
¿Por qué operar la epilepsia? El problema de los pacientes fármaco-resistentes

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La epilepsia no es una enfermedad mental o psiquiátrica, sino una lesión física en el cerebro, causada por un funcionamiento anormal de un grupo de neuronas. Representa la patología neurológica más frecuente después de la enfermedad cerebrovascular y ofrece una gran dificultad de manejo en multitud de casos complejos.

Además, es una de las causas de consulta más frecuentes en un Servicio de Neurología, siendo también una de las enfermedades que más afectan a la calidad de vida del paciente. En España, ocho de cada mil personas padecen epilepsia, según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Ésta puede padecerla cualquier persona en cualquier momento de su vida, aunque es más prevalente en la infancia y a partir de los 65.

El neurólogo del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla y coordinador de la Unidad Médico-Quirúrgica de Epilepsia, Francisco Villalobos, explica que, aunque el factor genético juega un papel importante, algunas personas pueden tener más de una crisis por culpa de fiebre elevada, diabetes, de otras enfermedades, estrés, alcohol o consumo excesivo de drogas, y no por ello serán diagnosticados con epilepsia.

Para que una persona sea diagnosticada de epilepsia debe haber padecido al menos dos crisis no provocadas. Duran apenas unos segundos o minutos y después el cerebro vuelve a funcionar con normalidad. El tipo de manifestación de la crisis epiléptica depende de la parte del cerebro afectada y de la causa, y no siempre son convulsiones. También pueden producirse ataques de risa, breves orgasmos, temblores, o sacudidas de miembros, por ejemplo, aparte de que no siempre tienen que conllevar pérdidas de conciencia.

Las hay de dos tipos, según señala Villalobos: las ‘generalizadas’, aquellas que afectan a todo el cerebro y provocan la pérdida de conocimiento; y las ‘parciales o focales’, donde el funcionamiento anormal de las neuronas se concentra en una zona concreta del cerebro, aunque puede extenderse al resto de la corteza cerebral y no tienen por qué conllevar una pérdida de conciencia.

Este experto recomienda que, una vez se haya vivido una crisis de epilepsia, se debe acudir al médico para analizar sus posibles causas y estudiar si conviene o no proceder a un tratamiento. “Actualmente los tratamientos para las crisis epilépticas son muy eficaces y en gran parte de los casos éstas se pueden controlar. Es más, se puede mejorar la calidad de vida de los pacientes en casi todos los casos”, celebra el experto del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla.

Así, enumera que los tratamientos de las crisis epilépticas incluyen: medicamentos, cirugía, dieta cetógena, o bien la estimulación del nervio vago. A juicio del neurólogo, el objetivo del tratamiento para pacientes epilépticos es evitar que vuelvan a aparecer las crisis epilépticas.

Cuando la solución está en el quirófano

En algunos pacientes está indicada la cirugía, bien porque se encuentre una causa clara que produzca las crisis epilépticas y pueda ser sometida a cirugía, o bien porque se trate de una epilepsia en la que han fallado varios fármacos antiepilépticos y se puede localizar con precisión el origen de la misma.

Entre un 25-30% de pacientes son resistentes a los fármacos, es decir, sufren lo que se llama una ‘epilepsia refractaria’ y es en estos casos donde especialmente se estudia la posibilidad de la intervención quirúrgica. Sólo un 20% de pacientes son estudiables prequirúrgicamente, y de estos, un 30% son finalmente operables.

A su vez, el neurólogo explica que existen dos tipos de intervenciones: la ‘cirugía resectiva’, destinada a eliminar el foco del cerebro productor de la actividad epiléptica, que, en muchos casos, es curativa; y la ‘cirugía paliativa’, que incluye diferentes técnicas, y está destinada a disminuir la frecuencia y/o intensidad de las crisis.

“La mayor parte de los pacientes epilépticos tratados con cirugía tienen el foco en el lóbulo temporal y hasta dos terceras partes de estos pacientes quedan libres de crisis tras la intervención”, según apunta María Oliver, especialista del Servicio de Neurocirugía-Neurogen del mismo centro hospitalario, quien añade que en el 50% de casos de pacientes tratados con técnicas paliativas se consigue disminuir hasta en un 50% la intensidad o frecuencia de las crisis.

Sobre el futuro de la cirugía de la epilepsia, la especialista del Hospital Quirónsalud Infanta Luisa de Sevilla señala que ésta va de la mano del desarrollo de la Neurocirugía y del desarrollo de las técnicas de neuronavegación cerebral, las técnicas de radiofrecuencia, la estimulación cerebral profunda, así como de otras técnicas de estimulación cerebral. “Todas estas técnicas, en cualquier caso, no pueden suplantar la necesidad de un equipo multidisciplinar con especialistas experimentados en cirugía de la epilepsia”, asevera.

Fuente: https://www.20minutos.es

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *