En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Por qué vivir amargado

 Por qué vivir amargado
Ray Ortega

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Siempre he dicho que hay unos que los criaron con jugo de limón, y otros con puré de naranja agria, porque ellos siempre están amargados y ven siempre lo malo de la vida.

Yo digo siempre que si te dan un limón, agrégale un poco de agua al sumo del limón, un poco de azúcar y obtendrás una sabrosa y refrescante limonada. Ahora tomarte el sumo del limón tal y como es, eso no lo puede tomar nadie, porque es muy amargo.

Quiero contarte algo que llego a mis manos hace unos días y dice: ¿Por qué vivir pensando en el 10% de las cosas que nos hacen sufrir y no recordamos le 90% de las cosas que nos hacen feliz? En tu cuerpo hay 800 mil millones de células trabajando continuamente a tu favor, y en perfecta armonía. Tu cerebro tiene 13 millones de neuronas trabajando sabiamente a tu favor, tanto así que si las quisieras reemplazar por la computadora más perfecta del mundo, esa máquina ocuparía el sitio de un edificio de setenta pisos de altura. Tienes un corazón que es una maravilla de la naturaleza, bombea hora tras hora, año tras año, despierto o dormido, impulsando a la sangre a través de 100 mil kilómetros de venas y arterias que llevan más de 2 millones de litros de sangre al año. Te puedes mover, no eres un árbol amarrado a una pequeña porción de tierra. Puedes pasear, correr, bailar  y hacer deportes. Para ello tienes 500 músculos, 200 huesos y 700 nervios sincronizados para obedecerte y llevarte a donde quieras. En tus oídos hay 24 mil millones de filamentos que vibran con el viento, con el reír de los niños, con la suave música de las orquestas, con el trepidar de las aguas espumantes y al escuchar las palabras amables de las personas que queremos. Dios ha depositado en tus ojos 100 millones de receptores que te permiten gozar de la magia, los colores, la luz y la simpatía de las personas y la majestuosidad de la naturaleza. Tu sangre es un formidable tesoro. Son apenas 4 litros pero tenemos 22 millones de células sanguíneas. En cada molécula hay un átomo que oscila más de 10 millones de veces por segundo. Ahora te preguntamos: ¿Sigues creyendo que tu vida no vale la pena?

Tus pulmones son los mejores filtros del mundo. 600 millones de alvéolos purifican el aire y liberan a tu cuerpo de desperdicios dañinos. Lo triste es que dedicamos mucho tiempo a pensar en las cosas que nos hacen falta y casi nunca nos detenemos a agradecer las cosas que sí tenemos: nuestros dones y talentos, nuestra familia, un techo donde vivir, oportunidades…!Vida!. Y ¿sabes por qué? Porque vales muchísimo. Si te has despertado hoy con fuerzas y sin dolor…Tienes más suerte que muchos. Si nunca has conocido los peligros de la guerra, la soledad o el hambre, estas por encima de 500 millones de personas en el mundo. Si tienes necesidades básicas cubiertas…€res más rico que el 75% de personas en el mundo. Si tienes ahorros, eres parte del 10% de la población más próspera del mundo. Si has visto a tus padres envejecer juntos, eres un caso un poco común. Eres muy afortunado.

Lo que pasa es que nunca damos gracias a Dios por todo lo que nos da, y que a veces ni nos merecemos.

Termino con el Salmo 27, Versículo 1, que dice: “El Señor es mi luz y mi salvación, ¿de quién podré tener miedo? El Señor defiende mi vida, ¿a quién habré de temer?

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Estoy de acuerdo con lo que dice el Sr. Carlos, lo que pasa es que nos queremos hacer super personas y no confiamos en Dios.El dador de todo lo que tenemos. Uno si quiere se hace la vida feliz o infeliz, Dios nos crea libres y nos da la libertad para escoger entre el bien y el mal. Cada cual escoge lo que quiere ser. Dios lo cuide mucho.
Sr. Ray, el secreto está en que las personas no creen en Dios y su grandeza, ni cree posible que en nuestro cuerpo tengamos todo esto que usted tan sabiamente nos dice. Dicen: vivimos porque vivimos y al morirme se terminó todo. Que triste el que piensa asi. Saludos, Carlos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *