En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Por una alianza sin precedentes

Por una alianza sin precedentes
Rafael Chaljub Mejía

La aprobación por la mayor parte del Senado de la ley de partidos con primarias abiertas, es un indicio más  del control que ejerce el grupo reeleccionista de las instituciones públicas. Confirma igualmente que ese grupo trabaja con persistencia por alcanzar sus objetivos continuistas. Con las primarias abiertas, si terminarían convertidas en ley, se daría un paso más en el camino de la reelección y se reforzaría el andamiaje jurídico e institucional que le da toda la ventaja al grupo gobernante y alejaría aún más las posibilidades de una competencia más o menos equilibrada en el campo electoral. Aquí hay un reto ineludible y hay que asumirlo cabalmente.

Esto va mucho más allá de la acción conjunta de los partidos del Bloque Opositor. Muy bien que ese bloque exista y saque la cara ante el avasallamiento impuesto desde el poder. Pero en el actual marco jurídico e institucional será harto difícil  enfrentar los planes continuistas y alcanzar un cambio realmente democrático. Hay que cambiar la situación actual y eso requiere de sumar fuerzas y formar una alianza sin precedentes, por su amplitud y por sus propias características. Antes hubo grandes coaliciones políticas, pero la que debe formarse ahora no tiene antecedentes. Hay que unir en la acción a los partidos opositores, pero ir mucho más allá, agrupar también a todos los sectores políticos susceptibles de ser unidos, sin excepción, a los movimientos sociales, entidades obreras, estudiantiles, profesionales, asociaciones campesinas, empresariales, culturales, individualidades, hombres y mujeres de los más variados orígenes y concepciones, que sean capaces de ponerse en acción; primero,  para desmontar el actual entramado institucional y así modificar las condiciones de la competencia electoral. Hay que levantar varias demandas razonables y pelearlas en el campo de la opinión pública y la movilización cívica, prestigiarlas y forzar su conversión en leyes, modificar así este cuadro áspero, inhóspito, a veces hostil,  en el cual siempre el partido en el poder siempre sale ganando. Y, logrado esto, ir a las próximas elecciones con esa alianza en pie.  Sin dar esa batalla, sin esa alianza sin precedentes en acción, competir con el grupo en el poder será más difícil de lo que muchos pueden estar pensando. Eso de las primarias abiertas, que ojalá no pase, vendría a ser un nudo más de una red muy bien tejida. Y con las quejas y lamentaciones no basta.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *