En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Posparto: Los riesgos de querer adelgazar demasiado pronto

Posparto: Los riesgos de querer adelgazar demasiado pronto
Posparto: Los riesgos de querer adelgazar demasiado pronto

imagen-sin-tituloREDACCIÓN INTERNACIONAL.- El posparto es el periodo que incluye las ocho semanas posteriores al nacimiento del bebé. Es un periodo de adaptación tanto psicológico como fisiológico. En esto último, perder peso suele ser un objetivo prioritario para la mayoría de las mujeres. Los motivos son de salud, pero también estéticos.

Pero, como indica Eroski/Consumer, hay que tener cuidado con las maneras y los métodos que se emplean para tratar de alcanzarlo. Dar demasiada importancia al afán de perder peso tras dar a luz podría acarrear problemas en el vínculo con el bebé.

Un estudio realizado en Reino Unido señalaba que las madres demasiado preocupadas por bajar de peso después del parto “pueden tener comportamientos perjudiciales para sus niños”. Estos expertos aseguran que existe “una insinuación cultural de que el trabajo de una mujer que ha sido madre es presentarse como si nada hubiera ocurrido”, y perder peso a gran velocidad.

En una encuesta realizada en 2010, entre más de 6.200 mujeres, el 60% de ellas admitió haber sentido una presión cultural debido a que las famosas pierden peso muy pronto después de dar a luz. Estos investigadores recomiendan no tratar de perder peso de forma acelerada tras el parto, sino de procurar hacerlo a lo largo de todo el primer año posterior al nacimiento del bebé.

En el mismo sentido, Julio Basulto, autor de numerosas publicaciones científicas y divulgativas y docente en diversas instituciones, afirma que “no conviene perder con rapidez los kilos ganados en el embarazo, porque ayudan a producir leche materna”. A los beneficios de la lactancia materna sobre la criatura, se añade luego que dar el pecho contribuye a adelgazar.

Un año de paciencia

Si el parto ha sido natural, se debe comenzar con actividad moderada durante la cuarentena, las seis semanas posteriores al nacimiento en las que el útero vuelve poco a poco a su tamaño y se eliminan buena parte de los líquidos acumulados durante la gestación. Esta actividad moderada consiste, sobre todo, en paseos y ejercicios para reforzar el suelo pélvico, los cuales favorecen también una más pronta recuperación de las relaciones sexuales vaginales.

Si el alumbramiento ha sido por cesárea, los expertos sugieren esperar un poco más, unos dos meses, antes de pasar de las caminatas y ejercicios de Kegel a una gimnasia algo más rigurosa.

En todo caso hay que ponerse objetivos realistas. Esto implica, sobre todo, no pretender resultados visibles inmediatos, sino tener claro que la pérdida de peso y la recuperación de la tersura de la piel del abdomen pueden llevar unos meses de ejercitar los abdominales unos cinco minutos por día.

La alimentación es fundamental en esos meses. Por supuesto hay que evitar las dietas muy hipocalóricas, las llamadas “dietas milagro”. Al contrario se trata de seguir una dieta variada y equilibrada: se aconseja ingerir alimentos ricos en fibra, hierro, vitamina C y cinc.

Fuente: 20minutos

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *