En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Presidente de EEUU recibe en la Casa Blanca al gobernador de Puerto Rico

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- El presidente Trump recibió al gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello, y se jactó de la ayuda prestada a la isla a un mes de la catástrofe causada por el huracán María.

Trump, declaró hoy que la respuesta de su Gobierno en Puerto Rico se merece un “10”, porque la devastación dejada por dos huracanes es “peor que Katrina”, mientras que el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, pidió un compromiso “de largo plazo” con la reconstrucción.

Rosselló visitó primero el Congreso y luego la Casa Blanca para insistir en que queda “mucho trabajo por delante” y recordar que, además de 45 muertos confirmados, los dos huracanes que golpearon en septiembre la isla, y particularmente María, destruyeron unos 250.000 hogares y dejaron inutilizadas las infraestructuras de electricidad y telecomunicaciones.

“Son tiempos extraordinarios en Puerto Rico“, enfatizó el gobernador ante Trump y los periodistas desde el Despacho Oval.

Por su parte, al ser preguntado sobre la nota que pondría a la respuesta de la Casa Blanca en Puerto Rico, Trump dijo que “un 10” y que, si se tienen en cuenta “todos los diferentes niveles” afectados, la devastación es “peor que Katrina”, en referencia al huracán que azotó Nueva Orleans en 2005 y dejó más de 1.800 muertos.

Durante su visita a la isla a comienzos de este mes, Trump fue criticado por afirmar que la de Puerto Rico no era “una catástrofe real” como la causada por Katrina.

Las críticas de Trump contra autoridades locales como la alcaldesa de San Juan también han sido bastante cuestionadas y los demócratas han acusado a la Casa Blanca de no actuar en Puerto Rico con la misma rapidez que en Texas o Florida, estados del sur de EE.UU. también seriamente afectados por huracanes esta temporada.

Además, el mandatario llegó a advertir la semana pasada de que el apoyo del Gobierno federal a Puerto Rico para afrontar la reconstrucción no puede ser eterno.

Hoy Trump quiso matizar esa advertencia, al señalar que la realidad es que, tras cualquier desastre natural, el personal militar y de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) “en algún momento” tienen que irse y dejar la responsabilidad en manos locales.

Por otro lado, Trump preguntó directamente a Rosselló si cree que el Gobierno federal ha hecho “un buen trabajo” ante la crisis en la isla, Estado Libre Asociado de EE.UU.

“Usted respondió inmediatamente”, anotó el gobernador, quien señaló asimismo, en este caso en español, que el presidente “ha cumplido” las “peticiones” del Ejecutivo puertorriqueño.

Rosselló subrayó la importancia de abordar las “necesidades inmediatas” de la isla, donde apenas un 20 % de la población tiene electricidad un mes después de los huracanes, pero también soluciones para “estabilizar” Puerto Rico y que sea “más fuerte y mejor que antes”.

“No se puede parar ahora”, alertó en español el gobernador, al mencionar el riesgo de emergencias de salud pública e infraestructura si cesa el respaldo económico a la isla.

Antes de su encuentro con Trump, Rosselló mantuvo diversas reuniones en el Congreso para recabar ayuda financiera para la reconstrucción.

La Cámara de Representantes del Congreso aprobó la semana pasada un proyecto para dotar con 36.500 millones de dólares a las comunidades afectadas por los recientes huracanes e incendios, incluyendo a Puerto Rico, y se prevé que el Senado lo ratifique en las próximas horas.

Entre otros, Rosselló se entrevistó hoy con los líderes en el Senado de la mayoría republicana, Mitch McConnell, y minoría demócrata, Chuck Schumer, según el Ejecutivo puertorriqueño.

El gobernador ha dicho que, aunque no hay todavía una cifra definitiva de los daños provocados por los huracanes, se estima que sea una cercana a los 90.000 millones de dólares.

Además, ha subrayado que la ayuda es fundamental para evitar un eventual éxodo masivo de puertorriqueños hacia Estados Unidos, en especial a Florida, en busca de las condiciones de vida que han perdido en la isla.

Lo que hará que los puertorriqueños se queden en la isla y contribuyan a la recuperación es saber que cuentan con “el respaldo de la Casa Blanca y el Congreso”, remarcó hoy Rosselló.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *