En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Presidente JCE destaca retos órganos electorales

Roberto Rosario.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El presidente de la Junta Central Electoral (JCE) consideró que el principio de neutralidad, imparcialidad o equidad de las entidades rectoras de procesos electorales, se convierte en el reto fundamental de los órganos electorales, en aras de conquistar y preservar un sistema democrático en el cual la interacción y competencia de las diversas fuerzas sociales no sean un elemento de presión, que de manera cíclica generen situaciones de ingobernabilidad que atenten contra el sistema democrático.

Roberto Rosario Márquez dijo que desde este punto de vista, las elecciones son procesos en los cuales los órganos responsables de su organización y gestión se convierten en objetos de presión en todo el período electoral, y en ocasiones, desde su conformación.

El presidente de la JCE expone estas consideraciones, al participar en la Quinta Geo Conferencia en Gaborone, Botswana, que con los auspicios de Idea Internacional y Naciones Unidas, se celebra en ese país africano, durante los días 7, 8 y 9 de los corrientes.

Durante su ponencia, “Retos de los Órganos Electorales en un Contexto de Presión Política”, Rosario Márquez consideró oportuno clasificar las diferentes etapas que dentro de un proceso pueden generar presión, y que merecen la atención, citando entre otras, las siguientes:

La idoneidad de las estructuras y órganos electorales;

La normativa y reglamentación en el proceso;

Aplicación de la regulación y control durante la campaña electoral;

Montaje y organización de las elecciones;

La jornada de votación; y

Los resultados electorales.

De otra parte, resalta que el desarrollo de las campañas electorales y la aplicación de las regulaciones y reglamentaciones, en los casos que existen, se constituyen en uno de los principales desafíos que permiten garantizar que la participación de los partidos y candidatos se lleve a cabo en condiciones de igualdad y equidad, para accesar a las instancias del Estado a las que se postulen.

En este ámbito el papel del órgano rector de cara al uso de los recursos públicos y privados, el acceso a los medios de comunicación, el rol de los medios como un actor en el proceso, el comportamiento de las instituciones del Estado en el mismo y la repostulación a los diferentes cargos de elección popular, implican la necesidad de parte de los órganos rectores de colocarse en una posición de equidistancia, actuando con transparencia, que lo ubique frente a los partidos, candidatos y electores con suficiente autoridad moral para poder adoptar las medidas que se requieren en esta etapa para que las mismas gocen de la legitimidad propia de ese proceso, evitando que sus decisiones sean cuestionadas.

Consideró que sin lugar a dudas, el día de la jornada de votación es donde se evidencian con mayor algidez los niveles de presión y conflictos, que se exacerban en la medida que los instrumentos de medición de los niveles de aceptación de los candidatos reflejan cercanía en la proyección de los resultados.

Esta potencialidad de conflicto se va presentando en forma de presión política en cada momento de la jornada, a saber: la instalación y apertura de la votación, las acciones de proselitismo durante la jornada alrededor de las mesas o colegios en los recintos de votación, las protestas y objeciones hacia los votantes y hacia el voto con fines de incidental el proceso, el grado de beligerancia excesiva de representantes y delegados de partidos en la fase de escrutinio.

Afirma que todas estas posibles manifestaciones de conflicto pueden ser contrarrestadas con una selección idónea del personal que debe integrar las mesas de votación y escrutinio con suficiente educación y adiestramiento para evitar estas situaciones, de tal manera que puedan enfrentarlas sin que su actuación genere más conflictos, logrando que desde el punto de vista formal se produzca una vinculación e identificación de estos funcionarios de mesas o colegios con los órganos electorales y una desvinculación de este personal con los partidos y candidatos políticos.

Y agrega que una buena organización logística del proceso electoral evita la creación de situaciones de conflictos y presión. Parte esencial de una logística apropiada la constituyen los planes de contingencia para la solución de los problemas que se derivan del faltante de materiales, problemas de locales y de los recursos con responsabilidad en el proceso electoral.

Destaca que uno de los contextos de mayor presión política se presenta cuando los partidos políticos o sus miembros actúan de modo inapropiado en torno a los lugares en que se encuentran las mesas de votación.

Como en otros casos, el mejor papel que puede jugar el órgano electoral es preventivo: normas de conducta previamente consensuadas y establecidas, organización de la fuerza pública bajo su control alrededor de los recintos y contacto permanente con las principales autoridades partidarias para disolver cualquier situación de conflicto. Cualquier violación a las normas electorales debe hacerse cesar de inmediato, y en caso de violación de carácter penal, someter a la acción de la justicia a sus autores.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *