Los residentes en Cabrera y Río San Juan así como parientes de los desaparecidos se mantienen apostados en la playa del Puerto orando y atentos a cada yola que se ve llegar.

Desesperados y angustiados se encuentran los familiares de los 17 náufragos que zarparon, según las informaciones, el jueves desde Río San Juan con destino a Puerto Rico. De las 22 personas que abordaron la embarcación ilegal, cuatro fueron rescatados con vida y uno fallecido, en Cabrera, provincia María Trinidad Sánchez.

Por aire, mar y tierra desde las seis de la mañana de este lunes reinició la búsqueda. Sin embargo, los familiares de los náufragos se mantienen desesperados al ver llegar los botes vacíos.

Tal es el caso de Candelario Marte, de 85 años, quien no asimila que uno de sus nietos y un sobrino se hayan embarcado en el viaje ilegal.

Este lunes, a la jornada se unieron parientes de las personas desaparecidas y pescadores, en su travesía por alta Mar, encontraron varios objetos; aun así las esperanzas son muy pocas.

Los residentes en Cabrera y Río San Juan así como parientes de los desaparecidos se mantienen apostados en la playa del Puerto orando y atentos a cada yola que se ve llegar.

Por unos segundos la alegría se apoderó de los familiares al recibir una llamada de que estos alegada me habrían sido rescatados; dicha información no fue confirmada por las autoridades. Aunque pasadas las 6:30 de la tarde la búsqueda fue suspendida, la misma continuará las primeras horas de este martes.