"Las pacientes no reciben los chequeos personales adecuados y cuando llegan al hospital ya tienen un estado de salud muy delicada que nos genera más gastos", aseguró Jorge Luís Minaya, sub director del centro médico.

Por Belly Molina

Montecristi.- Al principio del anuncio de la prohibición de asistencia médica a las parturientas indocumentadas hecho por el gobierno dominicano, disminuyó considerablemente la presencia de extrajeras en el Hospital Padre Fantino de este municipio.

Según la dirección del centro, esta semana ha recobrado el ritmo de tiempos anteriores a la medida, donde por mes llegaban de parto al centro unas 120 mujeres de nacionalidad haitiana sin ningún tipo de chequeo previo lo que aumenta los gastos de ese centro asistencial, donde por lo regular llegan desnutridas, carente hasta de ropas para los bebé que esperan.

"Las pacientes no reciben los chequeos personales adecuados y cuando llegan al hospital ya tienen un estado de salud muy delicada que nos genera más gastos", aseguró Jorge Luís Minaya, sub director del centro médico.