El conductor del autobús perdió el control y se accidentó, por lo que el Ministerio Público abrió una investigación.

REDACCIÓN.- El hermano del conductor del autobús accidentado en la zona este, Misael Nin Pérez, con lágrimas en sus ojos, manifestó que su pariente Franklin Nin, no es culpable por la colisión que dejó tres muertos y múltiples heridos, entre ellos mutilados.

Tras catalogar a su hermano Franklin, como una persona de buenos sentimientos, manifestó que le fue realizada otra prueba antidoping sin una orden judicial y sin presencia de sus abogados.

El conductor del autobús perdió el control y se accidentó, por lo que el Ministerio Público abrió una investigación.

Pidió a las autoridades que se aplique una justicia "real" en el caso.