La suspensión provisional del uso de botes y jet ski, busca garantizar la integridad de quienes realizan actividades recreativas y deportivas en este lago.

SANTO DOMINGO.- La decisión de la Empresa de Generación Hidroeléctrica que suspende provisionalmente las actividades deportivas y recreativas que se realizan en vehículos acuáticos motorizados, en la presa de Hatillo, ha disminuido en al menos un 40 por ciento el número de visitantes en ese lago considerado uno de los principales atractivos de la provincia Sánchez Ramírez, declarada como eco turística.

Mientras que la depredación del embalse por malas prácticas de algunos desaprensivos ha afectado el sustento de quienes por años utilizan el lago de agua dulce para pescar.

Esta presa de agua dulce de amplia extensión ha logrado acaparar la atención de los amantes del turismo de aventura, pero además aporta a la generación eléctrica del país.

Es por ello, que para muchos urge que la Empresa de Generación Hidroeléctrica disponga ya del nuevo protocolo de seguridad para el uso recreativo del embalse.

La suspensión provisional del uso de botes y jet ski, busca garantizar la integridad de quienes realizan actividades recreativas y deportivas en este lago.

El potencial económico que representa la presa de Hatillo para la provincia Sánchez Ramírez, también se ha visto impactado ya que muchos de los que se ganan la vida en la zona han perdido el sustento de sus familias, como el caso de los que se dedican a la pesca.

En los negocios, aunque se siguen ofreciendo servicios, dicen que las ventas han mermado debido a la poca cantidad de visitantes.

Mientras militares se mantienen supervisando que en la presa de Hatillo se cumpla la disposición de la EGEHID, en el lago de Tavera Bao, en Santiago, ya cuentan con un reglamento de seguridad para el uso recreativo, el cual indica que todas las embarcaciones que circulen en estas aguas deberán de estar debidamente registradas por la Armada Dominicana y revisadas por la alcaldía de la localidad.

El reglamento establece además que existirá un espacio delimitado para la circulación de botes con pasajeros,  y otro diferente para la actividad deportiva acuática.