Las autoridades dominicanas no descuidan la vigilancia en la zona fronteriza para evitar cualquier situación que afecte la seguridad nacional.

DAJABÓN.- La situación de inseguridad y falta de combustible se continúa reflejando en los pueblos cercanos a la frontera con República Dominicana debido a que son cientos los nacionales haitianos que a diario tienen que cruzar para conseguir un galón de hidrocarburo, mientras también sufren la reducción de las ventas a través del mercado binacional.

La crisis por la que atraviesa Haití se ve agravada por la presencia de grupos armados que, además, bloquean algunas zonas lo que influye de forma negativa en la distribución del combustible.

Las comunidades de la zona nordeste del país, que comprende todas las localidades desde Cabo Haitiano hasta Juana Méndez, son las más afectadas por esta situación debido a su distancia de la capital haitiana.