La sociedad jurídica insiste, que  la inversión que hace el Estado en la lucha contra la delincuencia es ineficiente ya que se concentran en perseguir la consecuencia, más no la causa.

Por: Gabriela Andújar

Tras la pandemia, los actos delictivos del crimen organizado se han incrementado en gran medida en Santiago, de acuerdo con diferentes sectores de esa provincia, que aseguran la población ha perdido la confianza en las autoridades.

 

La pérdida masiva de empleos que se produjo durante la pandemia generó que la delincuencia incrementara en todos sus niveles, aseguran representantes tanto del sector comercial como de la comunidad jurídica de Santiago, quienes resaltan que el tráfico de sustancias ilícitas se ha intensificado en la ciudad.

Reclaman al Estado garantizar el control en el tráfico de armas y drogas por los puertos fronterizos, aéreos y marítimos del país.

La sociedad jurídica insiste, que  la inversión que hace el Estado en la lucha contra la delincuencia es ineficiente ya que se concentran en perseguir la consecuencia, más no la causa.

Como forma de someter a los autores de estos actos en todas sus modalidades, proponen una transformación de los departamentos investigativos y un refuerzo del  ministerio público.

Además del microtráfico que amedrenta a los munícipes de Santiago, señalan que hay otros tipos de actos delictivos que escapan al control de las autoridades. 

Asimismo, recuerdan el más reciente caso, en el que el abogado Basilio Guzmán fue acribillado a balazos en la marquesina de su vivienda.

Mientras las autoridades no respondan sobre este tipo de delitos, la preocupación entre la ciudadanía permanece latente, con el temor de que esta actividad se convierta en una práctica común.