Muchos jóvenes de esta provincia se han visto obligados a migrar hacia otras ciudades en busca de un mejor porvenir.

HATO MAYOR .- El alto nivel de desempleo, sumado a la crisis económica que afecta al país, forman parte de los principales problemas que enfrentan los pobladores de Hato Mayor, quienes claman a las autoridades la reactivación de laZona Franca, que actualmente no está operando a su máxima capacidad.

Muchos jóvenes de esta provincia se han visto obligados a migrar hacia otras ciudades en busca de un mejor porvenir.

Los cientos de negocios del pueblo de Hato Mayor, no son suficientes para la cantidad de jóvenes profesionales que buscan insertarse en el mercado laboral y por la falta de vacantes, han tenido que abandonar sus familias y migrar hacia la capital, Bávaro y otras ciudades.

 

La falta de plazas de trabajo ha provocado además, que muchos bachilleres abandonen sus carreras universitarias para dedicarse al trabajo informal.

 

 

Por muchos años, la zona franca fue la principal fuente de empleo para los hatomayorenses, quienes aseguran que desde hace 10 años los gobiernos de turno la han abandonado, generando una alta tasa de desempleo.

 

Afirman que cuando la industria estaba activa era asiento de al menos mil 500 empleos directos, lo que movilizaba el comercio local, con una entrada y salida constante de divisas.

 

Al admitir que la zona franca está semi-abandonada, su administrador, Eddy Robín Santana, aseguró que actualmente están trabajando en su remozamiento para habilitar nuevas naves industriales, a fin de reactivar las vacantes.

 

En esta zona franca, anteriormente funcionaban seis naves, donde se fabricaban zapatos y textil, siendo esa la única fuente de ingresos para los manufactureros y sus familias.

De acuerdo con el administrador, para finales de año podrían estar habilitadas dos naves más, lo que se traduce en unos 700 nuevos empleos para los moradores de la provincia de Hato Mayor.