Desde finales de 2019 Haití se enfrenta a una ola de secuestros sin precedentes en toda su historia, puesto que se producen secuestros a diario y todos los grupos de la sociedad son víctimas del secuestro, ante la impotencia de las autoridades.

DAJABÓN.- Haití volvió a vivir una jornada de protestas en contra de la inseguridad y los secuestros, mientras que las autoridades dominicanas mantienen reforzada la vigilancia en la zona fronteriza para evitar incidentes de violencia y contener un posible flujo de migrantes.

Desde finales de 2019 Haití se enfrenta a una ola de secuestros sin precedentes en toda su historia, puesto que se producen secuestros a diario y todos los grupos de la sociedad son víctimas del secuestro, ante la impotencia de las autoridades.

El pasado  14 de este mes  la iglesia realizó la jornada de protesta para denunciar el secuestro de los doce religiosos, ocurrido el fin de semana anterior.

Este suceso precipitó la semana pasada la dimisión del hasta entonces primer ministro, Joseph Jouthe, quien ha sido reemplazado por Claude Joseph.

Haití vive una profunda crisis política, económica y social, que se ha manifestado en el aplazamiento de elecciones, en el aumento de la inseguridad alimentaria y en la emigración de miles de personas.