En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Qué eligió Colombia?

¿Qué eligió Colombia?
Matías Bosch

Parecido a lo ocurrido en las elecciones de Colombia 2014, en el plebiscito de 2016 (sobre los acuerdos de paz) apenas participó el 37% del electorado, y la opción ganadora fue apoyada por menos del 20%. Entre pocos se votó y muy pocos marcaron la diferencia, a favor de la derecha. Por eso es notable que en 2018 concurrieran más de 19 millones de votantes, y la participación rondara un 53%.

Duque, presidente electo, obtuvo en 1ra. vuelta un 39.1% de los votos, 7.57 millones de boletas, ganando 23 departamentos. En 2da. vuelta llegó a 10.37 millones de votos (54%) y conquistó 24 departamentos. Petro triunfó en 8 departamentos y Bogotá, ampliándose la desventaja relativa de una vuelta a otra.

Al comparar con 2016, de los 19 departamentos más Bogotá, donde el SÍ a la paz había ganado, la centro izquierda redujo su victoria a menos de la mitad, en tanto Duque logró recuperar la frontera, mantener el centro y alzarse con 11 departamentos más que los obtenidos por la derecha en 2016.

Varios departamentos golpeados por la guerra, que se movilizaron ampliamente por el SÍ en 2016, apoyaron a Petro. Bogotá mantuvo su clásica posición de centroizquierda. En segunda vuelta se retuvo Sucre, Atlántico, Chocó, Valle del Cauca, Cauca, Nariño, Vaupés y Putumayo. Pero Boyacá y Cali, lugares donde triunfó el SÍ, esta vez fueron de los que apoyaron a Duque.

¿Le faltaron votos a Petro? Sobre todo, le faltaron los posibles. Los votos totales de Petro más Fajardo y de la Calle serían 9.8 millones. Petro obtuvo 8 millones en segunda vuelta, y el voto en blanco -que fue la apuesta de Fajardo- resultó bajo en número, pero un precio alto para Colombia: casi se triplicó respecto de la primera vuelta, y es el mayor de su historia. Con todos esos votos, Petro ganaba. La participación en segunda vuelta bajó ligeramente, y por tanto no se explican los casi 3 millones de votos más para Duque sin migración del centro hacia la derecha.

En todo caso, es notable: En 2010, Petro apenas obtuvo 1.3 millones de votos, un 9%. Clara López había alcanzado en 2014 casi 2 millones de votos, un 15%, y Peñaloza, del partido Verde, 1 millón de votos, 8.3%; ambos miraban desde lejos. El partidismo colombiano ha variado muchísimo, pero nunca se había visto que un candidato de centroizquierda y exguerrillero lograra pasar a segunda vuelta y se acercara al triunfo. La opinión dominante se refiere a Petro como un “populista” y “antisistema” sin recordar su condición de académico, exdiputado, exsenador, exalcalde de la capital, redactor de la Constitución y laborioso constructor de la paz.

El análisis exige revisar la cultura de derechas instalada en Colombia, junto a la ideología del miedo y la descomunal campaña sucia (usando por ejemplo el “terror a convertirse en Venezuela”). Además, revisar la actitud de Fajardo y de la Calle, que prefirieron llamar al voto en blanco o no definirse en la hora crucial. Resulta impresionante que en pos de la paz todo el arco político contrario a Uribe se uniera tras Santos en 2014, y hoy fueran incapaces de hacerlo con Petro, en una oportunidad privilegiada.

Ha triunfado el uribismo, la hegemonía de la Doctrina Suárez que subordina Colombia a los intereses de EE.UU. Se ha impuesto el belicismo, la violencia, la corrupción, el desequilibrio de América Latina y las políticas neoliberales que han plagado de miseria a aquel país tan rico, potente y admirable. Muy parecido al caso de México, el cual los EE.UU. también temen “perder” dentro de pocas semanas.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Este comunista criado en dictadura, ahora está conociendo lo que son las elecciones...y para colmo pretende dar lecciones, pero peor aún, lamenta la derrota de su terrorista y comunistoso candidato... Es increíble como este malagradecido, en vez de agradecer y aprender de la vida civilizada, se dedica a promover fanáticamente las cavernas comunistas de donde salió...¡lo que hace el fanatismo!...¡y el soborno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *