X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 257,186
  • Nuevos casos 623
  • Fallecidos total 3,385
  • Nuevos fallecidos 3
  • Recuperados 216,020
  • Críticos
  • Pruebas 1343391
<< Mapa interactivo >>

¡Qué falta de oficio!

@lilliamfondeur

A propósito de las declaraciones del Doctor Manuel Tejada Beato, epidemiólogo de la maternidad Nuestra Señora de la Altagracia, la mayor del país, “la tasa de embarazos en adolescentes ronda  entre el 30 y 35%”.

Anoche tuve un sueño. Soñé que  colaboraba en un Centro de Salud para Jóvenes en edades entre 13 y 24 años.  Trabajaba con profesionales de la medicina, la enfermería, la ginecología, la psicología y el trabajo social.

La  atención  y los servicios en el Centro Salud Joven eran gratuitos, confidenciales,  y  pueden acudir solo o sola, en pareja o en grupo.

Colaboraba en temas de salud sexual y reproductivas; daba información sobre los métodos anticonceptivos. Disfrutaba ver cómo las y los jóvenes tocaban y descubrían  con las manos los diferentes métodos anticonceptivos:  el anillo, los  parches, las diferentes píldoras, las inyecciones, los dispositivos intrauterinos, el implante. Parecía un taller para romper mitos.

Hacía mucho hincapié en el uso del condón, por su doble protección. Les enseñábamos de manera divertida cómo colocar y retirar el preservativo empleando dinámicas de grupos y juegos interactivos.  Todas y todos debían colocarlos en un pene de molde, hasta convertirse en expertos.

En el centro ofrecíamos condones  de diferentes colores, sabores,  lumínicos y otros de textura irregular, algunos semejan un erizo.  Las y los jóvenes jugaban con ellos; los tocan, los huelen, los saborean, se los ponen como guantes, los llenan de aire, le hacen fotos con el celular, en fin, empiezan a familiarizarse con esa goma de látex que les puede  salvar la vida.

Dentro de la socialización con el preservativo, les pedí que se los pusieran como si fuese un guante, cerraran los ojos y respiraran  profundo y despacio.  Puse una música instrumental de Erick Satié y los invité a acariciar con su otra mano la mano que tenía el condón como guante.

Un joven gritó de forma asombrada, “¡Pero se siente, se siente!”, ¡Me habían dicho que no se siente, pero siento rico!”.  Su sonrisa justificó mi persistencia.

El centro ofrecía además de la píldora de anticoncepción de emergencia, información sobre la prevención y consecuencias de las  infecciones de transmisión  sexual entre ellas el  VIH/SIDA. La cartera de servicios médicos  incluía   la prueba de VIH rápida, la prueba de embarazo en sangre y la interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

Al despertar, choqué con la realidad. A pesar del embarazo en menores de edad ser una catástrofe nacional que perpetúa la pobreza, el Poder Ejecutivo prefiere ocuparse de que la madre pueda poner a los hijos e hijas el apellido  de quien considere que es el padre, aunque sea presunto.

 www.lilliamfondeur.com

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *