En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

¿Qué ocultan las sanciones a Venezuela y qué consecuencias podrían tener?

¿Qué ocultan las sanciones a Venezuela y qué consecuencias podrían tener?
¿Qué ocultan las sanciones a Venezuela y qué consecuencias podrían tener?

REDACCIÓN.- Los medios han querido mostrar las sanciones contra Venezuela como un ‘asunto personal’ entre los funcionarios aliados de Nicolás Maduro y los gobiernos que se oponen a ellos. Sin embargo, el cerco sobre el país sudamericano podría estrecharse más y terminar con una intervención militar directa.

En relación a los posibles escenarios que podrían darse en Venezuela, Luis Enrique Gavazut, miembro del Observatorio Económico de la Presidencia, consultado por RT, afirma que las medidas coercitivas contra su país podrían llegar incluso a impedir el desembarco de mercancías de primera necesidad a tierras venezolanas.

“Venezuela es dependiente de importaciones”, asegura el especialista económico, que detalla que el país recibe los insumos necesarios para la población por transporte marítimo, controlado principalmente por grandes corporaciones navieras estadounidenses.

“Les podrían prohibir llegar a puertos venezolanos y allí el boicot sería brutal y salvaje”, añade Gavazut. Hay que tener en cuenta que el país sudamericano depende de las importaciones de productos terminados, intermedios, materias primas, insumos, piezas, partes y componentes para la producción.

Medidas desfasadas

Las más recientes medidas contra Venezuela fueron anunciadas el pasado lunes por el Consejo de la Unión Europea (UE). En el comunicado se hablaba de un “embargo de armas” y de un “veto al material que pueda utilizarse para la ‘represión interna'”.

Lo que no queda claro en el documento es el contexto de la presunta “represión interna”, pues las violentas protestas organizadas por la oposición venezolana terminaron el 30 de julio de este año, tras las elecciones de los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en las que participó más de la mitad del padrón electoral venezolano.

El analista internacional Francisco González asegura a RT que las sanciones están “desfasadas”, pues no parece que vayan a tono con la realidad actual del país sudamericano, donde ocurrió otro proceso electoral, el pasado 15 de octubre, en el que el chavismo alcanzó 18 de las 23 gobernaciones en disputa, y donde habrá comicios municipales el 10 de diciembre y presidenciales el próximo año.

El Consejo Europeo también advirtió que las puniciones serían de forma “gradual y flexible”, pero que podrían ser “extendidas” a quienes “no respeten los principios democráticos o del Estado de derecho” o estén implicados en “la violación de los derechos humanos”.

La Constituyente y los poderes judicial, electoral y ejecutivo venezolanos no son reconocidos por la UE, la Organización de Estados Americanos (OEA) ni por Washington, quienes solo han otorgado legitimidad a la Asamblea Nacional, conformada por mayoría opositora, que ha pedido desde hace un año la aplicación de sanciones.

Un calco de EE.UU.

Al conocer las medidas de la UE, la Cancillería venezolana emitió un comunicado donde afirmaba que estas sanciones eran un “calco de la hechas por EE.UU.” en contra del país sudamericano.

Hasta ahora, unos veinte altos funcionarios venezolanos, cabezas de distintos poderes públicos, además del presidente Maduro, han sido incluidos en la lista del Departamento del Tesoro. Asimismo, la Administración de Donald Trump impuso unas “fuertes” sanciones económicas y financieras contra Venezuela el pasado 25 de agosto.

El parecido entre las sanciones de la UE no puede entenderse sin voltear la mirada al pasado. Según explica González, están relacionadas con la “lógica del Estado hegemónico unilateral de EE.UU.” a partir de los años 90.

“La construcción de la UE o la lógica liberal de Europa esta muy circunscrita a los intereses de EE.UU.”, apunta, recordando que ese país de “deudores” se convirtió en uno de “acreedores” tras los préstamos hechos en el Plan Marshall durante la posguerra, a finales de los años 40.

¿Contra quiénes?

“Las sanciones afectan al pueblo venezolano”, sentencia Gavazut. Según él, la prohibición de negociarlos en mercados secundarios que pesa sobre los tenedores de bonos venezolanos hace que el Gobierno de Caracas no pueda recomprar sus propios bonos, en condiciones más favorables, para disminuir su deuda.

En la medida de que sus compromisos internacionales no desciendan, “su carga financiera se hace tan pesada para el país” que Venezuela deja de disponer de las divisas necesarias para destinarlas a la importación de alimentos, medicamentos y otros insumos esenciales para satisfacer las necesidades básicas de la población, explica el entrevistado.

La caída de los precios del petróleo y los desembolsos para cancelar la deuda producen que haya poca entrada de divisas al país, lo que dificulta su uso para importar.

“Son medidas para estrangular la economía venezolana”, afirma, que están compuestas por la manipulación de las calificadoras de riesgo, del tipo de cambio ilegal, que se suman a las “acciones para dar al traste con la revolución bolivariana”.

Desde su punto de vista, se busca someter a la población a un estado de “crisis humanitaria”, a través de las sanciones.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *