En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Quini, un ídolo que marcó a una generación de barcelonistas

Quini, un ídolo que marcó a una generación de barcelonistas
Quini, un ídolo que marcó a una generación de barcelonistas

BARCELONA.- El 23 de abril de 2016 fue una de las últimas veces que Enrique Castro ‘Quini’ saltó al césped del Camp Nou. La que durante cuatro años (1980-84) fue su afición ovacionó por última vez a uno de sus ídolos que, vestido de azulgrana, no solo siguió dando muestras de su olfato goleador sino que vivió también un secuestro que marcó a una generación.

‘Quini’, con una sonrisa de oreja a oreja, devolvió el cariño del Camp Nou alzando los brazos poco después de recibir de manos del presidente, Josep Maria Bartomeu, un insignia de oro y brillantes de reconocimiento a uno de los ídolos de la afición azulgrana en los años 80.

Poco menos de dos años después de aquel partido que su Sporting de Gijón perdió por 6-0, ayer se conocía la muerte de una de las leyendas del fútbol español. Su corazón dijo basta en medio de la calle de la ciudad asturiana.

Mientras, a más de 800 kilómetros, la noticia conmocionaba a la masa social azulgrana, que rememoraba la etapa que ‘el Brujo’ pasó siendo el ‘9’ de una entidad que en aquella época andaba falta de títulos.

Después de 12 temporadas en el Sporting de Gijón, ‘Quini’ jugó en las filas del club azulgrana cuatro cursos (1980-84) y dio muestras de su puntería innata: 101 tantos en los 178 encuentros que disputó.

Su llegada fue tardía. Pasados los 30 años, siendo ya un delantero consolidado con tres trofeos Pichichi, dejó el Sporting para fichar por el Barcelona. Más tarde de lo previsto, el club catalán pagó 82 millones de pesetas para hacerse con un jugador que no dejó de celebrar goles, aunque esta vez en el Camp Nou.

Sus títulos más importantes, además de dos Pichichi, fueron dos Copas del Rey (1981 y 1983) -la primer de ellas gracias a un doblete suyo ante su amado Sporting- y una Recopa (1982), un título que el Barcelona conquistó (2-1) con un rápido lanzamiento de falta que fabricaron Simonsen y el jugador asturiano

En su palmarés no figura ninguna Liga. Tampoco la de la temporada 1980-81, que el Barcelona luchaba por alzarla antes de su secuestro.

Fue un 1 de marzo de 1981 cuando tres individuos amenazaron a punta de pistola al goleador esa noche de dos goles contra el Hércules. Los secuestradores lo embutieron en un cajón y recorrieron 300 kilómetros en coche hasta un pequeño zulo en los sótanos de un taller situado en Zaragoza, donde Quini estaría 25 días en cautiverio.

Durante su ausencia, el Barcelona, entrenado por Helenio Herrera. cosechó dos derrotas y un empate y perdía de vista las primeras posiciones. El suceso acabó un 25 de marzo, cuando la policía Suiza detuvo a uno de los secuestradores en Ginebra, donde disponía a retirar una cierta cantidad del rescate. Interrogado, delató a sus compañeros, que fueron detenidos poco después.

Pese a ello, Quini siguió anotando goles de azulgrana hasta el año 84. De hecho, fue autor del gol 3.000 del Barcelona en la Liga el 24 de enero de 1982 en un partido ante el Castellón.

Cuando Messi anotó el tanto 5.000, el club reunió a ‘el Brujo’, al argentino y a Guillermo Amor, autor del gol 4.000 para inmortalizar el momento en una fotografía. Quizá por ello, el propio Messi colgó ayer en Instagram una foto junto al jugador asturiano acompañado con el texto “Hasta siempre ‘Quini'”.

No ha sido el único. También Gerard Piqué y el presidente del club, Jospe Maria Bartomeu han recordado su figura en Twitter. “Una persona increíble que se ganó un lugar privilegiado en el corazón de los barcelonistas y del mundo del fútbol. Nuestro sentido pésame para su familia y amigos”, señalaba Bartomeu.

Con el adiós de Quini se va uno de los mitos de una generación de barcelonistas que, faltados de títulos, se abrazaban a referentes que sobrepasaban la esfera meramente deportiva.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *