En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Quizá sea Francisco…

A lo mejor  Francisco sea el Papa por el que han estado esperando  por mucho tiempo los feligreses. Después de la muerte de Pablo VI, a comienzos de agosto de 1978, mientras esperaban la elección del nuevo custodio de las llaves de San Pedro, las turbamultas reunidas en las plazas de Roma y el Vaticano, mostraban letreros con una rogativa: “Escoged un Papa católico”.

Las multitudes querían significar con sus demandas, el ascenso de un hombre más consciente de sus deberes pastorales, que comprometiera a la Iglesia con los pobres. Anhelaban un Papa para todo el mundo, no solamente para los católicos sin pretender consuelos o fórmulas cristianas para aquellos que no lo eran; que supiera sonreír  para penetrar  más fácilmente el alma de los hombres y atender sus inquietudes. Un Papa capaz de entender las necesidades humanas, comprometido con la redención material y espiritual de quienes incluso no profesan fe alguna. Un líder decidido a ponerle barreras a la corrupción dentro de su propia Iglesia y a colocarse en el corazón de quienes sufren. Un Papa dispuesto a cambiar a la Iglesia para humanizarla.

Pudiera ser el Papa que en esta hora difícil necesita un mundo  perdido en la avaricia y la desigualdad. Un Papa capaz de decir lo que ya está diciendo, llamando a sus obispos a ser piadosos y comprensivos y a los ricos a renunciar “a la cultura del egoísmo”. Un Papa sencillo, renuente a aceptar el oropel, la intriga y la corrupción que han caracterizado la vida de la Curia romana que le rodea. Un nuevo depositario de la fe más sacerdote que Pontífice.

Un hombre, en fin, en condiciones de propagarla sin mácula alguna, que acepte la separación de la Iglesia y reconozca la necesidad de un entendimiento  con las demás iglesias como necesaria contribución a la paz y a la salvación humana.  Probablemente, no puedo asegurarlo, los católicos hayan encontrado ya a un Papa deseoso de serlo.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *