En Vivo

Se un periodista y comparte las incidencias de tú comunidad con nosotros

Whatsapp
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Resortes maléficos

Resortes maléficos
Víctor Bautista

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Dos grandes amenazas al desarrollo democrático e institucional del país son la baja calidad en la formación de opinión pública -desde algunos segmentos que detentan el poder mediático- y un ejercicio político que, en casos muy notorios, es la expresión del pillaje de la más baja ralea.

El cóctel no puede ser más explosivo, con altos riesgos de socavar los cimientos de  la convivencia y la cohesión social con que debe contar una nación para ser sostenible en el tiempo.

La percepción sobre los fenómenos sociales, políticos y económicos de nuetra cotidianidad sigue atada a los influenciadores que dominan  la audiencia en las plataformas de radio, televisión, impresos y medios digitales.

Cuando estos actores se convierten en oficiantes de la mentira, la distriba, el chantaje y la manipulación aviesa, construyen percepciones erradas, especialmente en las masas más vulnerables con poco acceso a la educación, al procesamiento correcto de información y limitadas posibilidades de formarse su propio juicio.

En época de falsos profetas mediáticos, siempre dispuestos  a disparar con su metralleta lingüística soez, crear confusión es un negocio rentable para los esperpentos que mancillan el periodismo y le arrebatan su misión de servicio público.

Si el resorte de estos truhanes son ciertos políticos con bolsillos hondos para comprar todo lo que puedan, conceder favores y posibilitar negocios personales, entonces asistimos a una degradación total con un gran perdedor identificado: la ciudadanía.

Los nuevos medios, redes sociales, pueden operar como elementos de contraste, pero suelen ser estrellas fugaces  y esfuerzo diluido, dadas su mucha inconsistencia, la poca profundidad y la carencia de continuidad en sus abordajes, aspectos que impiden establecer estados de opinión alternativos y más si hasta el silencio y la autocensura tienen valor de mercado.

Este proceso de compraventa de opinión a los ojos de todos ha llegado al extremo – un fenómeno digno de estudio- de ver a periodistas desmintiendo a periodistas y tratando de crear mordazas en nombre de las vacas sagradas que representan.

 

 

 

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *