En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Respetada por todos

Respetada por todos
Respetada por todos

Acaba de cumplirse el primer aniversario de la nueva Constitución de la República, pero penosamente esta fecha  se está recordando más, por el incumplimiento de uno de los plazos señalados en la misma,  que por el balance positivo que se haya derivado de su promulgación.

Muchos opinamos en su momento que era contraproducente haber concentrado la atención nacional y la total dedicación del Congreso en una reforma constitucional en medio de una crisis económica internacional, de la cual aún no salimos; puesto que dicha modificación no iba a aportar soluciones a los problemas nacionales, y tampoco cambiaría nuestra cultura de ilegalidad, lo que lamentablemente se ha comprobado en los hechos.

A apenas un año de su aprobación, la nueva Constitución luce ya desgastada, no porque se le haya dado mucho uso sino porque nuestro liderazgo político  está más ocupado en encontrar argumentos injustificados para evadir su cumplimiento, acomodando instituciones y disposiciones a sus mejores intereses; que en garantizar su debido respeto.   Esto sin lugar a dudas profundiza aún más nuestra debilidad institucional y confirma que sin voluntad política para respetar el imperio de la ley, cualquier reforma constitucional o legislativa resulta inútil.

Para nadie es un secreto que las 38 reformas constitucionales que se han dado en nuestra vida republicana, han tenido como trasfondo la reelección, ya sea para establecerla o para prohibirla.

Por eso, no bien había pasado el acto protocolar de la proclamación de la Constitución, cuando funcionarios y legisladores del mismo partido que promovió su voto, sin el menor rubor comenzaron gestiones para intentar desconocer la disposición relativa a la imposibilidad de reelección para el período constitucional siguiente que acababa de ser votada; lo que confirma que nada ha cambiado.

Estas acciones, junto a las decisiones que se han ido tomando en el Congreso o el impasse que se ha creado en torno a otras, han puesto de manifiesto los reales intereses en juego, que parecen ser continuar repartiéndose puestos como forma de mantener el control del Poder Ejecutivo sobre los  órganos y  poderes del Estado.

Así conformaron la nueva JCE y la Cámara de Cuentas, y pretenden hacer lo mismo con el Tribunal Constitucional, la renovación de la matrícula de la Suprema Corte  y el Tribunal Superior Electoral.; lo que no puede ser permitido

Independientemente de las opiniones que se pudieran haber tenido sobre el proyecto de Constitución, hoy en día es nuestra Carta Magna, la cual  todos  debemos respetar, y con mucha mayor razón, aquellos que constitucionalmente tienen el mandato de hacerla cumplir.

Exijamos  como ciudadanos su cumplimiento para que no tengamos que llorar después por las  negativas consecuencias que se derivarían de acciones que pretendan desnaturalizarla, con el  oscuro propósito de servir los intereses de unos cuantos.  La nueva Constitución sólo servirá a la Nación si es respetada por todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *