En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Riesgo de conductas suicidas puede aumentar con cirugía bariátrica

Riesgo de conductas suicidas puede aumentar con cirugía bariátrica
Riesgo de conductas suicidas puede aumentar con cirugía bariátrica

NASHVILLE.- El riesgo de padecer adicciones y de presentar conductas suicidas puede aumentar en pacientes que hayan pasado por cirugía bariátrica para bajar de peso, dijo hoy a Efe la psicóloga Verónica Vázquez, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición (INCMNSZ).

Así lo reveló un estudio realizado en México por el INCMNSZ y presentado durante el Congreso Obessity Week, que se lleva a cabo en Nashville (EE.UU.) con el objetivo de entender por qué algunos pacientes no logran perder peso pese a la cirugía bariátrica, que se aplica para tratar la obesidad.

“Se sabe que este procedimiento juega un papel importante en la pérdida de peso y mejoría de comorbilidades pero hay pacientes que no logran esa pérdida de peso y es importante conocer qué pasa con estos pacientes que no les va bien”, apuntó.

La especialista, quien forma parte del proyecto, señaló que en el estudio participaron 77 pacientes que se realizaron este procedimiento entre 2012 y 2016, aunque el estudio fue realizado un año después.

Explicó que la investigación reveló que el 80 % de los pacientes habían logrado reducir, al menos, 50 % de su peso inicial, pero el 20 % restante, incluso, había reportado sentir todavía más hambre después de dicha cirugía.

“Esto nos lleva a pensar que muchos pacientes tienen menos respuesta a la saciedad o son pacientes que tienen adicción a la comida por el placer que les produce el alimento, o bien, no saben distinguir entre el antojo y el hambre”, aseveró la experta.

Esto, señaló, llevó a algunos pacientes a presentar problemas de adicciones, mientras que otros más padecieron ansiedad y depresión y el 4 % de ellos tuvieron conductas suicidas.

“Hay quienes no logran beneficios, pero tampoco pueden seguir comiendo lo mismo que comían antes de la cirugía y por ello se puede repuntar el consumo de alcohol, porque la comida no logra llenar esa necesidad de recompensa que les dan los alimentos”, aseveró.

Mientras que el principal factor de que se presenten deseos suicidas es la apariencia “ya que algunos pacientes que pierden peso quedan con la piel colgada y no suelen estar a gusto con su cuerpo después de la obesidad”, señaló la doctora.

Del mismo modo, dijo, el impacto que tiene la pérdida de peso se da en su vida personal, puesto que “muchos pueden terminar divorciándose si están casados, o tienen problemas familiares debido a que sus conductas alimentarias, su confianza en sí mismos y su autoestima cambian”.

En ese sentido, señaló que se pudo saber que, mientras previo a la cirugía un 50 % de los pacientes sufrían ansiedad y depresión, esta condición disminuyó de manera importante tras la cirugía.

La doctora de la Clínica de Obesidad y Trastornos de la Conducta Alimentaria aseguró que este estudio remarca la importancia del tratamiento integral que se debe dar a los pacientes que padecen obesidad.

“Pero también los pacientes deben entender que esta es una enfermedad crónica y que el tratamiento debe ser de por vida, por ello deben cambiar sus hábitos alimenticios y mejorar su actividad física”, refirió.

Añadió que la obesidad se debe tratar de manera multidisciplinaria y, aunque no todos los pacientes requieren psicoterapia, todos requieren psicoeducación con la finalidad de que entiendan por qué comen lo que comen y cuál es su relación con la comida y, desde ahí, puedan trabajar mejor contra su sobrepeso.

Dijo que el siguiente reto para los especialistas es mejorar el seguimiento a los pacientes tras este tipo de cirugías para ayudarlos a evitar la reganancia de peso y las consecuencias físicas y emocionales que pudieran debido al procedimiento.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2016 en el mundo más de 1.900 millones de adultos mayores de 18 años tenían sobrepeso, de los cuales 650 millones eran obesos.

México es uno de los países en el mundo más afectados por la obesidad. Según la Encuesta Nacional de Salud 2016, el 36,3 % de los adolescentes y el 72,5 % de los adultos mexicanos tienen sobrepeso u obesidad. EFE

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *