En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Rooney, el conquistador de 1,57 que se casó con Ava Gardner

Rooney, el conquistador de 1,57 que se casó con Ava Gardner
Rooney, el conquistador de 1,57 que se casó con Ava Gardner

140407073221_mickey_rooney_old_304x171_apREDACCIÓN.- Participó en más de 200 películas y fue nominado a cuatro Óscar -solo logró uno, honorario-, pero por lo que se recuerda a Mickey Rooney es por su faceta de conquistador. Su 1,57 de altura y su eterna cara de niño no fue un obstáculo para casarse ocho veces, una de ellas con Ava Gardner.

Él tenía 22 años y era toda una estrella cinematográfica cuando se casó con la joven Ava Gardner, de 19, la cual acababa de ser descubierta por un cazatalentos que supo ver el potencia de su belleza sureña.

Corría 1941, y Rooney, tras una destacada carrera como estrella infantil, había pasado al cine adolescente de la mano de su pareja profesional más conocida, Judy Garland. Con una de sus primera colaboraciones, el musical “Babes in arms” (“Los hijos de la farándula”, 1939), había logrado su primera nominación al Óscar.

El joven Mickey tenía una imagen pública inmaculada, una permanente sonrisa e irradiaba una simpatía contagiosa.

No es exagerado compararle en términos de fama con Justin Bieber, salvando las distancias con el díscolo cantante canadiense.

Rooney era el yerno idea para la clase media estadounidense, y su boda con Ava Gardner fue todo un acontecimiento para la época. Se casaba la estrella de la Metro con una actriz en ciernes que poco después sería calificada como “el animal más bello del mundo”.

Se habían conocido en el rodaje de “Babes on Broadway” (“Chicos en Broadway”), otra de las películas protagonizadas por el dúo Rooney-Gardland.

Años después, Rooney recordaría ese encuentro de esta manera: “‘Hola’, dijo Ava. Eso fue todo. Solo un hola. Y sin una sonrisa. Pero lo dijo con ese suave acento de su rural Carolina del Norte, y yo ya estaba perdido. Había conocido muchas mujeres maravillosas en mi vida, pero esa mujercita las superaba a todas”.

“Medía 1,55, pero siempre llevaba tacones; así que era más o menos de mi altura, cuando yo calzaba zapatos de tacón de 12 centímetros”, relataba Rooney, que en el momento del encuentro iba disfrazado de Carmen Miranda por exigencias del guión.

La insistencia del actor logró convencer a la joven Ava, que entendió que Rooney podría ayudarla en su recién iniciada carrera en el cine.

Unos días después llegó la primera propuesta de matrimonio, que se repetiría otras cinco veces, hasta que Ava claudicó. Recibió de regalo un anillo con un enorme diamante, pero puso como condición no acostarse con el actor hasta que estuvieran casados.

Pese a la oposición mostrada por Louis B. Mayer, que creía que el matrimonia acabaría con la imagen adolescente de Rooney y, por tanto, con su gallina de los huevos de oro, al final el matrimonio se celebró el 10 de enero de 1942.

Pero la relación apenas duró un año, debido principalmente a las infidelidades del actor y supuso el comienzo de la fama de conquistador de Rooney, que se casó otras siete veces y tuvo nueve hijos.

“La gente dice, ‘¿cómo te has podido casar ocho veces?’. Simplemente, jugué la mano como me vino y mantengo una relación amistosa con la mayoría de mis exesposas”, afirmaba el actor en una de sus últimas entrevistas.

Después de Ava Gardner llegarían Betty Jane Rase (1944-1949); Martha Vickers (1949-1951); Elaine Mahnken (1952-1958); Barbara Ann Thomason (1958-1966); Marge Lane (1966); Carolyn Hockert (1969-1974) y Jan Chamberlin, la cantante country con la que se casó en 1978 y le acompañó hasta su muerte.

Pero, más allá de Ava Gardner, su pareja mas popular fue Judy Garland, con la que formó uno de los duetos más populares del cine de los años cuarenta, con una serie de películas musicales e inocentes que no respondían a la imagen real de los dos actores.

“Judy cayó en las drogas porque sufría y porque las drogas le hacían sentir bien. Como una de las estrellas infantiles de la MGM, había sido tratada la mayor parte de su vida con soluciones mágicas e instantáneas para todo. Nunca se aceptó a sí misma y siempre estaba huyendo”, dijo el actor de su eterna compañera.

Dos relaciones que marcaron su biografía, así como las acusaciones que él lanzó hace pocos años contra miembros de su familia, que habrían abusado emocional y económicamente de él.

Una vida llena de éxitos, de fracasos, de problemas personales y económicos. “No lamento nada de lo que he hecho. Solo desearía haber hecho más cosas”.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *