En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Salud, dinero y amor

Por Miguel A. Matos

El Papa Francisco, en la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Río de Janeiro, dijo que “el tener, el dinero y el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, la ilusión de ser felices pero, al final, nos dominan y nos llevan a querer tener cada vez más, a no estar nunca satisfechos”, y exhortó a los jóvenes “a poner a Cristo en sus vidas y no quedarán defraudados”.

Lo dicho por Papa Francisco no es nada nuevo, aunque no deja de tener importancia, porque el mismo planteamiento se ha venido haciendo desde hace tiempo por distintos líderes religiosos. Como ejemplo, cito al al pastor Mariano González, quien escribió que “tres cosas hay en la vida: salud, dinero, y amor”, revelando así la lucha del ser humano por alcanzarlas, a fin de ser felices durante su peregrinaje por este mundo. En su reflexión expresa que el que tiene estas tres cosas, que le dé gracias a Dios”.

Al mismo tiempo, recuerda que así cantaron ayer nuestros pueblos, con entusiasmo embriagador, una canción que llegó a popularizarse en todo el mundo hispano y que todavía de vez en cuando resurge en el ámbito musical de hoy.

Explica que esta lírica de alegre recordación, destaca filosóficamente que estos tres ingredientes: salud, dinero y amor, son elementos imprescindibles para alcanzar esta ansiada quimera del hombre, la felicidad. Se me ocurre que nuestro idealismo de ayer nos guió a cantar una premisa verdadera.

Indica que si usted tiene salud, es muy posible que pueda conseguir dinero y amor. Pero puede que no. La salud por si sola no es garantía para adquirir dinero y encontrar amor. ¡Hay tantos en nuestro mundo que, saludables y fuertes, se ven escasos del “poderoso caballero – Don Dinero”, y son un fracaso en los menesteres del amor!

Si usted tiene dinero, añade, es muy posible que pueda conseguir salud y amor. El dinero puede comprar alimentos adecuados, medicinas, pagar hospitalización y médicos y, abortivamente, comprar cierta clase de amor. Pero puede que no.

González entiende que el dinero en sí no garantiza la obtención de la salud, pues individuos adinerados han vivido vidas físicas miserables, han sufrido achaques y dolores y hasta han muerto en precarias condiciones de dolor sin haber gozado un ápice de salud. No han amado a nadie ni tampoco han sido amados por alguien.

Asimismo, destaca que si usted tuviera amor, aunque no tuviera dinero ni salud, su vida se vería colmada de dicha, felicidad, estabilidad mental y emocional, puesto que la Biblia afirma que el “amor … es el vínculo perfecto” (Colosenses 3:14), o sea de la madurez o plenitud. El amor es la fuerza más poderosa que se conoce.

Y añade que San Pablo dice en el Nuevo Testamento: “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor” (1 Corintios 13:13).El Nuevo Testamento proclama que Dios es amor y que también amó al mundo “de tal manera … que ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

El pastor González sostiene que en Dios encontramos la esencia del amor, la excelencia del amor, la perfección del amor. En Dios vemos el amor que condesciende y que regala. En Dios encontramos el amor que busca, el amor que redime, que transforma y que perfecciona.

A menudo se confunde el amor con atracción física o deseo sexual. Estas cosas podrán ser culminaciones o instintos humanos. Pero el amor supremo y divino trasciende estas culminaciones. El amor de Dios rebosa los laberintos del cielo para inundar los laberintos de la tierra. Es amor que desciende verticalmente hacia el hombre y que se puede suministrar horizontalmente por el hombre a su prójimo, afirma.

Asimismo, llega a la conclusión que el disfrute de una vida de amor en su más alta y sublime expresión se ha hecho posible por medio del Espíritu Santo que nos ha sido dado. El Espíritu Santo del Dios del cielo se “derrama” en los corazones que arrepentidos del pecado del odio, de la mezquindad, del egoísmo y del desenfreno, se abren de par en par a la libre entrada de Jesucristo el Hijo de Dios.

En medio de nuestra sociedad materialista y demoledora, usted lector, puede ser lleno de ese Espíritu Santo de amor en este mismo momento si por la fe hace las paces con Dios. Dé ahora mismo el primer paso en esa dirección y descubrirá un mundo nuevo y sublime donde impera el amor – esencia misma de la deidad – puesto que Dios es amor (1 Juan 4:8).

Tras concluir su reflexion, González lo invita, amigo lector, a que por fe se ponga en contacto con Dios. Dígale en alta voz con fe verdadera y con absoluta sinceridad: “DIOS, soy un desdichado. Me encuentro desprovisto de felicidad y del amor verdadero. Soy un perfecto egoísta. Perdona mi extravío que, como bien sabes, es muy grande. Te necesito. Recibo a Jesucristo para que EL tome posesión de mi vida hoy y para que me selle con su Santo Espíritu para siempre. Gracias, Dios, por amarme. Gracias, Jesucristo, por salvarme. Gracias, Espíritu Santo, por poseerme. Amen.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Appreciate various other informative blog. The spot in addition may I get that style of details printed in this sort of ideal usually means? I own a business that we are only today jogging in, and i also are actually within the glimpse out there for these facts.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *