SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Es época de vacacionar, de sol, agua y arenas blancas.  Como parte de la diversión, las personas se ven expuestas a inclemencias de los elementos que pueden dañar la salud del cabello.

Es normal que diariamente perdamos entre 20 y 100 cabellos. Si la cantidad es demasiado elevada, es recomendable consultarlo con un dermatólogo.

El pelo y la glándula sebácea constituyen una unidad funcional muy importante, por lo que el cuidado del cabello comienza por su higiene, la cual no se debe descuidar aún en época de sol y playa.

¡Realizar un lavado frecuente es la clave del éxito! Debemos utilizar productos según cada tipo de cabello; por ello es indispensable la elección de un buen shampoo.

El shampoo elegido no debe actuar exclusivamente como agente limpiador (removiendo el sudor), si no también contar con sustancias nutrientes.

Debemos buscar un shampoo que además de limpiar, recobre el brillo natural y la flexibilidad del cabello, actuando también de acuerdo a su afección: caspa, psoriasis, etc. En este caso, el lavado debe realizarse con agua tibia (no caliente).

Al utilizar shampoo debemos dejarlo actuar unos minutos, enjuagar y luego repetir. Finalmente enjuagar con abundante agua y secar lo más que se pueda con toalla o secador (este último no debe estar muy caliente).

Entre los principales enemigos del pelo tenemos el estrés, las dietas sin control, los cambios hormonales, los agentes físicos (sol, calor del secador, peinados muy tirantes), agentes químicos (tintes, permanentes, alisados), entre otros.

Baños de mar y piscinas también pueden impedir que tengamos una linda cabellera.

Otros factores que tienden a debilitar el cabello son: las intervenciones quirúrgicas, el alcohol, el tabaco, las enfermedades en general, el cansancio, el embarazo, entre otros.

También una dieta sana y balanceada nos ayuda a mantener en buen estado nuestro cabello y piel.

Información facilitada por la doctora Patricia Velis, dermatóloga.