SANTO DOMINGO, República Dominicana.- De acuerdo al diagnóstico, por lo menos dos veces al año se enferma cada dominicano al contraer bacterias “zoonóticas” transmitidas por el consumo de carnes contaminadas.

El tema salió a relucir durante el desarrollo del taller “Situación de los Mataderos: Sacrificio de Animales y el Expendio de Carne en la República Dominicana”, organizado por el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor).

El licenciado Raúl Peralta, director del Departamento de Inocuidad Agroalimentaria del Ministerio de Agricultura, reveló que lo peor es que fruto de tal contaminación se pueden producir enfermedades crónicas para los consumidores.

Dijo que la bacteria zoonótica puede aparecer en cualquier producto cárnico que no conlleve el proceso de rigor desde el matadero hasta su preparación, pero que el mayor riesgo está en la carne de pollo.

Informó que tales datos son el resultado de un estudio en el 2011 de la Agencia de Inocuidad Alimentaría de la Unión Europea, los cuales están frescos en poder de las autoridades de Epidemiología.

Ante el  riesgo que implica para la salud el consumo de carnes contaminadas, Pro Consumidor convocó a actores del sistema para que analicen la situación y ofrezcan un mecanismo del cual surja un sistema de garantía de la inocuidad en la provisión de carne a los consumidores.

Los mataderos

Durante el taller sobre la “Situación de los Mataderos: Sacrificio de Animales y el Expendio de Carne en la República Dominicana”, la arquitecta Beatriz Alcántara, del Departamento de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial de la Federación Dominicana de Municipios (Fedomu), reveló que el 90 por ciento de los mataderos en el país no están aptos para operar.

También sostuvo que de 14 mataderos que hay en el gran Santo Domingo, sólo ocho funcionan adecuadamente.

Recomendó que además de la construcción de los mataderos con las condiciones de higienes adecuadas a las normas sanitarias, se haga necesario capacitar al personal que participa y manipula las carnes que consume la población, sin que haya excusas.

Educación

De su lado, el ingeniero José del Carmen Valenzuela, organizador del “Situación de los Mataderos: Sacrificio de Animales y el Expendio de Carne en la República Dominicana”, dijo que el rol de Pro Consumidor es educar u orientar a la población con base en la ley para que tenga un criterio claro sobre lo que va a consumir.

Veterinarios

Mientras que la licenciada Raysa Reyes, del Colegio Dominicano de Médicos Veterinarios (COLVET), planteó la necesidad de que por lo menos haya un médico veterinario en cada matadero del país, auspiciado por los municipios, para que velen por el cumplimiento de las normas relativas al sacrificio de animales y consumo de las carnes.

Dijo que en República Dominicana se registran mil médicos veterinarios colegiados con capacidad técnica para desarrollar esa labor de importancia para el país.

La licenciada Altagracia Paulino, directora ejecutiva de Pro Consumidor, defendió el derecho constitucional que tiene la población a informarse del contenido que tienen las carnes, la cantidad de antibiótico y cualquier otra información que garantice que la población esté debidamente informada  de lo que va a consumir.

“Esperamos con este taller desde Pro Consumidor, motorizar las acciones que den como resultado la confianza en la carne que consumen los dominicanos, de modo tal que se despejen todas las dudas que tienen los consumidores sobre el sacrifico de animales para el consumo humano”, manifestó.