Sídney, Australia.- El Senado australiano aprobó hoy el proyecto de la ley que será la más dura del mundo contra la publicidad en las cajetillas de tabaco y que obliga a las empresas tabaqueras a comercializar de manera uniforme el producto sin diseños.

El citado proyecto de ley deberá ser ahora aprobado por la Cámara Baja para que entre en vigor en diciembre de 2012, con un retraso de medio año en relación al calendario previsto en principio por el Gobierno.

En cuanto entre en vigor la citada ley, los actuales envoltorios de las cajetillas de cigarrillos tendrán que ser reemplazados por otros de color verde oliva con un logotipo uniforme obligatorio para las distintas marcas y que incluirán imágenes de enfermedades vinculadas al tabaquismo.

Las advertencias sobre los riesgos del tabaquismo para la salud deberán ocupar un 75 por ciento de la parte frontal de la cajetilla de cigarrillos y un 90 por ciento de la posterior.

La industria tabaquera se ha opuesto ferozmente a la iniciativa desde el primer momento en el que el Gobierno anunció su intención de elaborar esta ley.

La Tabacalera Británico Americana de Australia ha confirmado que llevará a los tribunales la ley al considerarla inconstitucional por retirar de las cajetillas el nombre de la marca y alterar la propiedad intelectual sin pagar una indemnización, según informó la agencia local AAP.

Además, la tabaquera destaca que para cumplir con los requisitos establecidos por esta medida será necesario importar nueva maquinaria desde Europa

A mediados de este año, la tabacalera Philip Morris comunicó al Gobierno que pondrá el caso en manos de los tribunales por creer que la ley contraviene un tratado bilateral de protección de inversiones con Hong Kong, desde donde exporta sus productos a Australia.

Pero la ministra australiana de Sanidad, Nicola Roxon, reiteró que las empresas tabaqueras intentan intimidar al Gobierno y al Senado para que la ley no prospere y apuntado que el Ejecutivo está preparado para afrontar eventuales procesos judiciales.

"Estamos listos si ellos van a los tribunales, pero esperamos que no lo hagan", acotó Roxon.

Según la ministra, la ley hará que Australia tenga una de las sociedades con menor número de fumadores y contribuirá a evitar que las familias pasen por el dolor de ver a uno de sus miembros morir por enfermedades vinculadas al tabaquismo.

Unos 15.000 australianos mueren cada año a causa de dolencias relacionadas con como el tabaquismo, un hábito que según fuentes oficiales cuesta cada año a la arcas de Estado australiano, unos 31.871 millones de dólares