El ministro de Salud pidió a la población boliviana "cumplir todos los esquemas de vacunación" para evitar también los casos de enfermedades que fueron declaradas erradicadas del país.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Bolivia reportó el pasado jueves el primer caso de rubéola en 16 años en la ciudad de Trinidad, en el noreste del país, por lo que las autoridades de sanidad han desplegado un equipo médico para analizar ese contagio y activar un periodo de vigilancia epidemiológica.

"Después de hacer los estudios pertinentes hemos confirmado un caso de #Rubéola en Trinidad, Beni", informó el ministro de Salud, Jeyson Auza, en un par de mensajes en su cuenta de Twitter.

El ministro también comunicó que se instruyó el despliegue a esa región de un grupo de especialistas para hacer las valoraciones médicas del caso y que ya se efectúan "medidas de contención".

Auza pidió a la población boliviana "cumplir todos los esquemas de vacunación" para evitar también los casos de enfermedades que fueron declaradas erradicadas del país.

De acuerdo con la información del Ministerio de Salud, en 1998 la rubéola pasó a formar parte de las enfermedades en vigilancia junto al sarampión.

En el 2000 se comenzó a aplicar la vacuna SRP (sarampión, papera y rubéola) y en 2006 se presentó el último caso de la enfermedad.

En 2015 se declaró a la región de las Américas libre de esta enfermedad.

La rubéola es una enfermedad de transmisión viral contagiosa y caracterizada por la presencia de erupciones en la piel que afecta a niños y adultos jóvenes, mientras que en las mujeres embarazadas puede causar la muerte del producto gestante o defectos congénitos en los recién nacidos.

En 2020, también se presentaron al menos dos casos de sarampión en el departamento de Santa Cruz tras 20 años de silencio epidemiológico.

En aquel momento, las autoridades de sanidad hicieron revisión de la población en riesgo, principalmente en los menores de 5 años de las zonas afectadas, además del refuerzo de la vacunación de esa enfermedad para evitar más casos.

Aquel brote de sarampión se explicó en parte por la emergencia sanitaria por la covid-19 y la cuarentena rígida que ese entonces se aplicó con restricciones de circulación como respuesta a la etapa inicial de la pandemia.