En República Dominicana se registraron 605 casos de este padecimiento en 2020, según datos de Globocan.

REDACCIÓN SALUD.- La incidencia del Cáncer de Cabeza y Cuello ha ido en aumento en los últimos años entre la población centroamericana, llegando a ocupar el puesto número 22 en el ranking de los principales tipos de cáncer en la región, de acuerdo con estadísticas presentadas por el Observatorio Global de Cáncer (GLOBOCAN).

El aumento de este tipo de tumores ha sido tal que, tan sólo en 2021, se diagnosticaron más de 2 mil casos de cáncer de cavidad oral o labio.

“Los cánceres de Cabeza y Cuello se producen en ciertos órganos que comprenden esta región corporal superior y se estima que más del 90% de los tumores comienzan en células planas como las que recubren la boca, nariz y garganta, haciendo que la enfermedad se manifieste en la zona de la lengua, paladar, amígdalas o anginas y laringe, principalmente” explicó el doctor Rafael López, especialista en Oncología.

Al ser un tipo de cáncer poco conocido, es importante informar sobre los factores de riesgo que influyen en el desarrollo de este, por lo que, en el marco del Día Mundial del Cáncer de Cabeza y Cuello, que se conmemora cada 27 de julio, especialistas oncológicos hacen un llamado a la población a conocer los factores de riesgo y síntomas, así como a fomentar la detección oportuna y el tratamiento adecuado.

Si bien, los factores genéticos como la edad juegan un papel determinante para el desarrollo de este padecimiento, que se presenta comúnmente en mayores de 50 años, existen otras causas relacionadas con malos hábitos en el estilo de vida que contribuyen a la aparición de tumores malignos en el área de la cabeza y cuello, principalmente en los jóvenes.

“El consumo excesivo de alcohol y tabaco, que en la mayoría de los casos propicia una mala higiene bucal, es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar cáncer de cabeza y cuello; sin embargo, en la actualidad, entre el 30 y 75 por ciento de los casos se presentan como consecuencia de prácticas sexuales sin protección, tales como la infección provocada por el Virus del Papiloma Humano (VPH)” agregó el especialista.

A pesar de que los síntomas pueden identificarse fácilmente, el desconocimiento de la enfermedad entre la población provoca falta de atención a señales claras que pueden ser: úlceras en la lengua, zonas de sangrado o manchas rojas y/o blancas en las encías, persistente dolor de garganta, dificultad para pasar los alimentos, ronquera y nariz congestionada, entre otros.

“Los pacientes a menudo ignoran los primeros síntomas, los cuáles pueden confundirse fácilmente con otros padecimientos o causas derivadas de malos hábitos en el estilo de vida, por lo que no suelen acudir al médico, lo que dificulta el diagnóstico oportuno e incrementa la posibilidad de sufrir afectaciones en funciones esenciales para cualquier persona como comer, hablar e incluso respirar”, destacó el médico oncólogo.

Es fundamental identificar anomalías en la garganta, lengua, paladar o encías ya que es un primer paso para cuestionarse sobre la posibilidad de padecer esta afección y acudir a un especialista que haga una revisión exhaustiva con la cual descarte o detecte la formación de tumores o desarrollo de células cancerígenas

El especialista compartió que, cuando se tiene un diagnóstico temprano, 8 de cada 10 casos pueden tratarse y ampliar significativamente el tiempo de supervivencia.

No obstante, el tratamiento depende del estadio y la localización de la enfermedad, así como de la salud general del paciente, por lo cual, a partir del diagnóstico, se considerará cirugía, radioterapia, quimioterapia o terapia con anticuerpos monoclonales cuya función es eliminar directamente a las células cancerígenas y al mismo tiempo, potenciar la respuesta inmunológica para seguir combatiendo el cáncer. Dicha terapia puede administrarse sola como monoterapia o de forma combinada con otros tratamientos oncológicos, mejorando exponencialmente la sobrevida del paciente, agregó el especialista.

Al respecto, la doctora Georgina Filio, gerente médico para la Unidad de Oncología de Merck Centroamérica y Caribe, mencionó que “la incidencia del Cáncer de Cabeza y Cuello en República Dominicana podría reducirse al proveer de información a la población con el fin de que sepan identificar los factores de riesgo, o bien, conozcan los principales signos y síntomas de estos padecimientos de los cuales se registraron 605 casos en el país en 2020, según datos de Globocan”.

Para finalizar, la especialista comentó que Merck, compañía líder en ciencia y tecnología, mantiene el compromiso con los pacientes para descubrir, desarrollar e innovar medicamentos contra el cáncer que permitan prolongar la calidad de vida de los pacientes.