En América, que estos días superará los 100 millones de casos acumulados, se registraron 904.000 contagios la semana pasada, un descenso del 10 %.

SUIZA.- Los casos globales de COVID-19 bajaron un 2 % la semana pasada, pese al fuerte aumento en los contagios que se ha registrado recientemente en muchos países de Europa Occidental como Reino Unido, Francia, Suiza o España, de acuerdo con el informe epidemiológico semanal de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Del 13 al 19 de diciembre se confirmaron en el mundo 4,1 millones de casos, por lo que el acumulado en dos años de pandemia se eleva a 274 millones, según los datos del organismo con sede en Ginebra.

África, el continente donde primero se detectó la nueva variante ómicron, fue una semana más la región donde hubo un mayor aumento de casos (del 53 %, 256.000 más), aunque en cifras absolutas volvió a ser Europa la zona con más casos (2,6 millones, un 3 % menos que en la semana anterior).

En América, que estos días superará la barrera de los 100 millones de casos acumulados, se registraron 904.000 contagios la semana pasada, un descenso del 10 %, mientras que en Asia Oriental los positivos subieron un 12 %, y en Oriente Medio y Asia Meridional bajaron un 12 %.

Por países, Estados Unidos sigue siendo el que más casos semanales registra (725.000 la semana pasada, un 12 % menos que en la anterior), seguido de Reino Unido (507.000, un 45 % más), Francia (358.000, un 7 % más) y Alemania (283.000, un 19 % menos).

Por otra parte, la semana pasada se registraron 44.000 fallecimientos en el mundo por COVID-19, un descenso del 9 % con respecto a los siete días anteriores.

África registró el único aumento regional en los fallecimientos, del 15 %, aunque en cifras absolutas fue el que menos muertes tuvo, 560, mientras que Europa fue otra semana más la zona con más decesos (26.800), aunque éstos bajaron en el continente un 7 % con respecto a la semana anterior.

En el continente americano los fallecidos bajaron un 15 % (10.200), y en el resto de regiones también hubo descensos que fueron del 6 % en Asia Oriental y Meridional y del 12 % en Oriente Medio (unos 7.000 sumando las tres zonas).

Desde el inicio de la pandemia han fallecido por COVID-19 más de 5,3 millones de personas, de acuerdo con las estadísticas de la OMS.

La curva de la pandemia muestra que a lo largo de este año se han producido a nivel global cuatro oleadas de casos (las tres que tuvieron sus picos en enero, abril y julio, más la actual), pero que los fallecimientos han ido bajando paulatinamente desde sus niveles récord de enero, cuando había unos 100.000 por semana.

Se han administrado en el mundo 8.780 millones de vacunas, una cifra que supera el número de personas en el planeta, con las que un 57 % de la población global ha recibido al menos una dosis, aunque en los países de bajos ingresos ese porcentaje baja al 8,1 %.