Las dosis recomendadas de consumo del nutriente varían dependiendo del género y otros factores.

REDACCIÓN.- La vitamina C ayuda a controlar infecciones, permite fortalecer el sistema inmune, es necesario para laproducción de colágeno y ayuda en la cicatrización de las heridas.

Las dosis recomendadas de consumo del nutriente varían dependiendo del género y otros factores.

¿Qué alimentos son fuente de vitamina C?

1. Kiwis:  Esta fruta, más conocida por su capacidad para aliviar el estreñimiento, es también una excelente fuente de vitamina C.

Anteriormente, un pequeño estudio practicado solo en 14 hombres con deficiencia de la vitamina, se descubrió que si consumen 2 kiwis al día, su actividad celular tiene un importante aumento y sus niveles del nutriente se regularon en solo una semana.

2. Pimentones: El aporte de los pimentones varía dependiendo de su color. Los verdes son los que tienen la menor concentración, ya que en 100 gramos aportan el 89% de lo recomendado, mientras que los rojos ofrecen un 149% en la misma cantidad.

El mejor de todos es el pimentón amarillo dulce, ya que puede tener hasta el 379% de lo recomendado como dosis diaria.

También debes recordar que los procesos de cocción disminuyen los niveles de nutrientes que aportan, por lo que lo mejor será comerlos crudos.

3. Fresas: Las fresas son pequeñas frutas cargadas con una gran cantidad de nutrientes favorecedores para el cuerpo humano. Además de vitamina C, contienen manganeso, folatos, flavonoides y otros antioxidantes claves.

4. Cítricos: Limones, naranjas y toronjas son algunos de los frutos cítricos con mayor concentración del nutriente. Estos ayudan a eliminar los radicales libres que producen el daño oxidativo de las células.

De hecho, es tan claro su beneficio que lo puedes presenciar con alimentos; por ejemplo, para evitar que las manzanas y paltas se pongan negras (oxiden) se recomienda colocar unas gotas de limón.

5. Brócoli: Aproximadamente, en una taza y media de brócoli cocido al vapor aporta el 57% de la dosis recomendada. Es crucial el método de cocción que escojas, ya que esto cambiará el aporte nutricional. Si es que lo cocinas al agua, debes aprovechar el líquido para las preparaciones, si no perderás los nutrientes en ella.

Este vegetal, de la familia de las crucíferas, además de ser alto en vitamina C, también es un magnífico aliado para las personas con diabetes tipo 2. Según un estudio, algunos de sus compuestos podrían contrarrestar la elevada producción de glucosa.