Existen una serie de remedios naturales para el cuidado en el hogar como el consumo de infusiones a base de plantas.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Mantener los intervalos de presión arterial adecuados es fundamental para evitar que se acabe convirtiendo en un problema de salud crítico y que ocasione enfermedades de tipo cardiovascular, como la enfermedad coronaria o el accidente cerebrovascular.

Según la Fundación Española del Corazón (FEC), un nivel de presión arterial normal se situaría por debajo de los 120-80 mm Hg, pero si este índice se encuentra por encima de los 140-90 mm Hg se consideraría hipertensión. Se trata, por tanto, de «la elevación de los niveles de forma continua o sostenida» provocando que el corazón ejerza presión «sobre las arterias para que conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano».

De esta manera, el organismo realiza un sobreesfuerzo que incrementa el riesgo de infartos, insuficiencia renal o cardíaca. Un riesgo que se agrava aún más si se padece obesidad, diabetes o si se consume tabaco, entre otros factores.

Por esta razón, resulta esencial adoptar estilos de vida saludables como controlar el sobrepeso, hacer deporte de forma regular, limitar el consumo de sal, reducir la ingesta de alcohol, dejar de fumar o mantener una dieta cardiosaludable que incluya frutas, legumbres, frutos secos y cereales, entre otros hábitos.

Por otro lado, existen una serie de remedios naturales para el cuidado en el hogar como el consumo de infusiones a base de plantas cuyas propiedades aporten beneficios a la salud. Sin embargo, antes de tomarlas es necesario consultar con los profesionales sanitarios para evitar posibles contraindicaciones.

¿Cómo aliviar la tensión alta?

La Fundación Española del Corazón (FEC) recomienda en estos casos la ingesta de espino blanco, ya que «sus hojas y flores se emplean para elaborar infusiones que tienen un efecto vasodilatador y también relajante para el sistema nervioso». Por otro lado, el té verde es altamente recomendable debido a que es rico en flavonoides y contiene propiedades beneficiosas para proteger la salud del corazón.

La hoja de olivo es utilizada popularmente en infusiones y, además de tener propiedades antioxidantes, posee capacidad «para disminuir la presión arterial y dilatar las arterias coronarias», añade la FEC.

Otra planta con propiedades medicinales utilizada desde la antigüedad por sus múltiples beneficios para la salud es la melisa. Tiene efectos sedantes y es capaz de «restablecer el ritmo normal del corazón, evitando la aparición de palpitaciones o arritmias derivadas de un desequilibrio nervioso».

Por último, las infusiones elaboradas con cola de león contribuyen a la regulación de la presión arterial por su «efecto vasodilatador» y también se pueden utilizar «para evitar taquicardias y prevenir anginas de pecho», concluyen.