SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Los dominicanos educan con golpes y muchas veces maltrato psicológico, pero según un estudio canadiense los niños que son castigados físicamente se vuelven más agresivos y pueden sufrir problemas de aprendizaje.

Sus manos quemadas reflejan el maltrato al que fue sometido un menor de cinco años de Boca Chica por su madre que quería castigarlo, porque supuestamente sustrajo un celular, pero esto ayuda a modificar la conducta del niño, según la experta psicopedagoga, Martha Iannini.

Y es que según el estudio los castigos corporales estaban asociados a mayores niveles de agresión que genera en el interior del menor a su entorno y a la sociedad.

Además genera depresión en el infante que sufre la agresión, porque no entiende que sea un castigo para que cambie alguna conducta, sino que él o ella es malo o mala, según la experta psicopedagoga.

También los niveles de agresión está asociado con problemas mentales como depresión, ansiedad y el consumo de droga y alcohol.

Martha Ianinni también indica que el niño agredido tiene un efecto en el comportamiento futuro del menor que hace que se sienta reprimido e inseguro cuando adulto.