SANTO DOMINGO.- La depresión postparto suele comenzar entre la tercera o cuarta semana después de dar a luz y alcanza unas tasas que oscilan entre el 10 y 15 % de las madres.

¿Se puede prevenir este padecimiento y como se debe lidiar con él?

Algunos de los síntomas más comunes que presenta este padecimiento abarcan:

-Escaso interés maternal

-Cansancio continúo y extremo

-Disminución de la atención al recién nacido

-Pérdida de confianza en sí misma

-Sentimiento de culpabilidad e inutilidad

Toda mujer es susceptible de presentar depresión postparto, pues el embarazo y el nacimiento son periodos considerados potenciales generadores de estrés y de alta carga hormonal.

El mejor de los tratamientos es su detección lo más precozmente posible. Ya que este trastorno interfiere de manera negativa no sólo en la salud mental de la mujer a largo plazo, sino que también puede llegar a crear consecuencias en la relación de pareja y en los hijos.

Diversos estudios  demuestran que puede llegar a ser uno de los mayores factores de riesgo en el desarrollo emocional de las niñas y los niños.

La depresión post parto no es un trastorno que precise un tratamiento específico, ya que con apoyo y sostén suele desaparecer. Lo que si precisa es de una atención vigilante.