El TDAH afecta en torno a un 5 o 7 % de la población infantil y de un 4 a un 5 % de los adultos a nivel mundial. 

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad es un patología psiquiátrica de salud mental de origen hereditario que aparece en la infancia en los niños a partir de los dos años y se puede diagnosticar hasta los doce. El (TDAH) se manifiesta cuando el infante o el joven no presta la debida atención en el momento en que se le dice o indica, tiene dificultad para organizarse, entrega los deberes incompletos, sucios o poco cuidados, les cuesta mantener la atención, no cumplen normas, y evitan al esfuerzo mental requerido.

El TDAH afecta en torno a un 5 o 7 % de la población infantil y de un 4 a un 5 % de los adultos a nivel mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) marcó el 13 de julio como la fecha para sensibilizar, concientizar y orientar a los padres que están viviendo esta situación y de cómo deben dirigirse al hijo que padece el trastorno, una propuesta que surgió en 2012 por el profesor Russell A. Barkley a través de una carta a la organización.

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad?

Es un trastorno del neurodesarrollo vinculado a factores genéticos que afecta el desarrollo emocional, cognitivo, conductual y social de niños y jóvenes hasta la edad adulta. Genera alteraciones en su conducta, caracterizadas por los siguientes aspectos:

  • Hiperactividad: presenta un nivel superior de actividad, dada su edad.
  • Impulsividad: dificultad para controlar su conducta, emociones y pensamientos.
  • Inatención: dificultad o incapacidad para concentrarse y prestar atención.

Uno de los rasgos característicos de este trastorno se reconoce durante la etapa escolar debido a las dificultades en el rendimiento escolar, así como la manifestación de disfunciones sociales. Otros rasgos predominantes son los siguientes:

  • Falta de concentración.
  • Actividad inmoderada y constante.
  • Desobediencia a reglas e instrucciones.
  • Conducta agresiva.

Por otra parte, las personas que padecen TDAH presentan aspectos positivos, tales como:

  • Generación de ideas novedosas y soluciones originales.
  • Curiosidad innata.
  • Empatía.
  • Habilidad al hablar.
  • Sentido del humor.
  • Memoria visual.
  • Espontaneidad y creatividad.

Al no ser diagnosticado y tratado a tiempo el TDAH puede ocasionar en las personas que lo padecen:

  • Daños en la personalidad.
  • Baja autoestima.
  • Dificultades en las relaciones interpersonales.
  • Dificultades en la escuela o en el trabajo.
  • Recomendaciones para el manejo del TDAH

Algunos consejos para el manejo del TDAH son los siguientes, siendo altamente recomendable la orientación terapéutica y multidisciplinaria:

  • Dividir las tareas.
  • Establecer un espacio específico sin distracciones.
  • Fijar un tiempo para cada tarea.
  • Crear una rutina.
  • Hacer ejercicio físico diario.
  • Centrarse en una sola actividad.
  • Premiar cuando se hayan cumplido los objetivos o tareas pautadas.
  • Evitar el uso de ingredientes artificiales en la preparación de alimentos.
  • Disminuir o eliminar la ingesta de azúcares refinadas.
  • Incrementar el consumo de proteínas y carbohidratos complejos, como granos enteros y vegetales.