Un equipo de investigadores británico ha conseguido reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en pacientes que ya habían sufrido anteriormente un infarto tras un tratamiento de seis semanas basado en suplementos de ácido fólico

REDACCIÓN.-  Un equipo de investigadores británico ha conseguido reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco en pacientes que ya habían sufrido anteriormente un infarto tras un tratamiento de seis semanas basado en suplementos de ácido fólico (vitamina B).

Estos resultados preliminares sugieren que un mayor consumo de ácido fólico podría ayudar a prevenir un segundo ataque cardiaco en estos pacientes de alto riesgo. Las reducidas dimensiones del estudio hacen necesaria, sin embargo, la confirmación de esta hipótesis.

Varios estudios previos asociaban la presencia de altos niveles de homocisteina (un aminoácido presente en la sangre) con un mayor riesgo cardiaco, aunque hasta ahora no se sabe si la reducción de esta sustancia lograría reducir este riesgo. El consumo de ácido fólico es una manera efectiva de reducir los niveles en sangre de este aminoácido.

La investigación, llevada a cabo por el doctor A. Mangoni y otros investigadores del King"s College, ha puesto de manifiesto que tras suministrar 5 miligramos diarios de ácido fólico a 10 pacientes durante 6 semanas, la tensión arterial y los niveles de homocisteina disminuían en los enfermos tratados.

El equipo de Magoni recomienda los suplementos de micronutrientes en el tratamiento de estas enfermedades cardiacas dado su bajo precio, su seguridad y su fácil administración, al mismo tiempo que subraya la necesidad de emprender estudios sobre el potencial uso de esta vitamina en pacientes de infarto de miocardio.