A pesar de que es una afección generalizada, hay pocos tratamientos disponibles.

Redacción internacional.- El dolor de espalda crónico afecta millones de adultos en todo el mundo y supone una ingente cantidad de millones en gastos de atención médica y días de trabajo perdidos. La degeneración de los discos que amortiguan y sostienen las vértebras, una situación común durante el envejecimiento, es un factor importante que contribuye al dolor lumbar.

Pero, a pesar de que es una afección generalizada, hay pocos tratamientos disponibles.

Ahora un equipo del la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia (EE.UU.) ha demostrado que el tratamiento de ratones con un cóctel de fármacos que elimina las células envejecidas reduce la degeneración del disco. Los resultados, publicados en Nature Communications, muestran cómo un enfoque novedoso para prevenir la degeneración del disco relacionada con la edad puede allanar el camino para tratar el dolor de espalda crónico.

«Una vez que los discos intervertebrales comienzan a degenerarse, hay muy poca regeneración -señala Makarand Risbud-. Pero nuestros resultados muestran que es posible mitigar la degeneración del disco asociada al envejecimiento».

La cirugía o las inyecciones de esteroides son opciones para tratar el dolor lumbar por degeneración del disco, pero la gran mayoría de los pacientes no cumple con los criterios para la cirugía y las inyecciones epidurales de esteroides no funcionan bien la mayor parte del tiempo. El uso prolongado de analgésicos recetados para el dolor de espalda, como los opioides, conlleva el riesgo de adicción.

El equipo de Risbud se centró en una clase de moléculas pequeñas conocidas como senolíticos. Estos medicamentos se dirigen a las células del cuerpo que se encuentran en un proceso de deterioro relacionado con la edad llamado senescencia.

Con la edad, todos los tejidos del cuerpo acumulan células senescentes. Las células senescentes secretan enzimas destructivas y proteínas inflamatorias que afectan a las células sanas cercanas. Los fármacos senolíticos eliminan estas células en deterioro, dejando espacio para que nuevas células las reemplacen. La idea es que la eliminación de células senescentes de un tejido mejorará la función del tejido.

Investigaciones recientes han demostrado que ese es el caso. Dos fármacos senolíticos, dasatinib y quercetina, han demostrado ser lo suficientemente prometedores para tratar las cicatrices en el tejido pulmonar y ahora se encuentran en ensayos clínicos. Pero los pulmones son muy diferentes a los discos vertebrales.

«El hecho de que los medicamentos funcionen en un tejido no significa que también lo hagan en otro», reconoce Risbud.

Para averiguar si los senolíticos podrían mejorar la degeneración del disco relacionada con el envejecimiento, administraron a ratones jóvenes, de mediana edad y ancianos un cóctel de la fármacos senolíticos, dasatinib y quercetina, todas las semanas.

Las inyecciones semanales mitigaron la generación de discos, pero no de la manera que esperaban. Pensaban ver el mayor efecto en los animales más viejos porque estos animales habrían acumulado más células senescentes que los ratones más jóvenes. En cambio, el encontraron que el tratamiento en animales más jóvenes tenía más beneficios y, en realidad, tenía un efecto protector.

Los ratones jóvenes y de mediana edad que recibieron el cóctel senolítico mostraron menos degeneración del disco y menos células senescentes cuando alcanzaron una edad avanzada en comparación con los que recibieron un placebo.

«Creíamos que en tejidos con mucha senescencia, eliminar las células senescentes haría una gran diferencia, pero no fue así -explica Risbud-. La terapia fue más efectiva cuando comenzamos a tratar a los ratones cuando esas células senescentes estaban comenzando a emerger. Nuestros hallazgos muestran que si se administran temprano, los medicamentos senolíticos pueden en realidad retrasar la degeneración del disco», lo que, en su opinión, «es un enfoque preventivo novedoso».

Fuente: ABC