El Helicobacter Pilory es una de las causas de los malestares epigástrico, la pesadez y enfermedades más graves como úlceras gástricas y duodenales, el linfoma gástrico o el cáncer gástrico.

REDACCIÓN SALUD.- Un estudio de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) ha revelado que las resistencias de la bacteria Helicobacter pylori a los antibióticos son “muy elevadas” y ha apuntado a que el mal uso de estos fármacos es la principal causa del aumento de la misma.

El catedrático de Medicina de la UPV/EHU Luis Bujanda Fernández de Piérola ha explicado que, en vista de los resultados de este estudio, “es fundamental cambiar las estrategias de tratamiento” y “no es suficiente utilizar solo dos antibióticos para erradicar la infección” por esta bacteria, sino que “hay que utilizar al menos tres antibióticos”.

La resistencia a los antibióticos es la principal causa del fracaso del tratamiento de las enfermedades infecciosas y, en concreto, de la causada por Helicobacter pylori.

Para analizar la resistencia a los antibióticos más habituales utilizados contra la infección por esta bacteria, la Universidad pública vasca ha llevado a cabo un estudio que se ha prolongado durante 8 años, entre 2013 y 2020, en el que ha recogido cultivos de unas 4.000 personas afectadas, tanto en España como en otros países europeos como Italia, Francia o Noruega.

Bujanda ha explicado que la claritromicina, el levofloxacino y el metronidazol son los tres antibióticos que habitualmente se utilizan para tratar la infección y, según el estudio, son ante los que la bacteria citada “mayor resistencia genera”, de un 25 %, 20 % y 30 %, respectivamente, porcentajes “muy elevados”.

Cambio de estrategia

Por ello, el catedrático destaca la necesidad de cambiar las estrategias de tratamiento, dado que “la tasa de éxito se sitúa por debajo del 80 %”, y utilizar al menos tres antibióticos entre 10 y 14 días, “con los posibles efectos secundarios que puede generar el mayor uso de antibióticos”.

Para el futuro se desea que las resistencias a estos antibióticos bajen del 15 % y se puedan utilizar menos antibióticos para erradicar la infección, “con tasas de éxito mayores al 90 %”.

“Todo esto -ha indicado- pasa por racionalizar el uso de los antibióticos para evitar que las resistencias sigan aumentando”.

“Probablemente eso sea porque hay una concienciación por la población y por los médicos a una mejor utilización de los antibióticos, puesto que las resistencias a esta bacteria están muy unidas al consumo y al mal uso de los antibióticos”, ha añadido.