Una investigación británica señala que trabajar más de 11 horas al día incrementa el riesgo de sufrir una dolencia cardiaca en un 67 por ciento, frente a estar en el puesto de trabajo las habituales 7 u 8 horas al día.

Los científicos del University College de Londres que realizaron esta investigación, señalaron que estos hallazgos sugerían que la información sobre las horas de trabajo -usada junto a otros factores como la tensión arterial, la diabetes o el tabaquismo- podía ayudar a los médicos a averiguar el riesgo que tiene un paciente a tener un problema cardiaco.

Sin embargo, comentaron que aún no estaba claro si trabajar muchas horas era un factor en sí para contribuir al riesgo cardiaco, o que sólo actuaba como "favorecedor" de otros factores que pueden dañar al corazón, como hábitos alimenticios poco saludables, falta de ejercicio o depresión