En América Latina, el Alzheimer afecta a 9 millones de personas, mientras que en México, se estima que unas 900.000 pacientes viven con la enfermedad.

Ciudad de México.- Solo una cuarta parte de los países del mundo cuentan con una política, estrategia o plan nacional de apoyo a las personas con demencia y sus familias, y debido a ello enfermedades como el Alzheimer triplicarán su incidencia en 2050, alertaron este martes expertos.

"Todavía tenemos muchas deudas y retos al respecto. Faltan muchas estrategias para apoyar a estos pacientes y a sus familiares", remarcó a Efe el neurólogo Paul Uribe, presidente operativo del Centro Neurológico ABC Santa Fe en Ciudad de México.

En el Día Mundial del Alzheimer, que se conmemora cada 21 de septiembre, el experto detalló que esta es una enfermedad neurodegenerativa que provoca que con el paso del tiempo se pierdan las funciones cognitivas.

Una persona que padece Alzheimer, detalló, pierde lenta e irremediablemente la memoria y capacidad de juicio, un declive que generalmente dura varios años.

CASOS EN AUMENTO

De acuerdo con el más reciente conteo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que al menos 50 millones de personas viven con Alzheimer y se prevé que esta cifra aumentará a 152 millones para 2050.

En América Latina, el Alzheimer afecta a 9 millones de personas, mientras que en México, se estima que unas 900.000 pacientes viven con la enfermedad.

No obstante, el especialista aseveró que es una enfermedad que está muy "subdiagnosticada" pues en muchas ocasiones los síntomas se atribuyen al envejecimiento.

José Alberto Ávila Funes, jefe del servicio de geriatría del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, Salvador Zubirán (INCMSZ), afirmó que el número de casos podría ser mayor en el futuro cercano debido a la pandemia de la covid-19.

Esto, debido a que los adultos mayores de 65 años que padecieron formas graves, tienen mayor probabilidad de desarrollar una demencia tipo Alzheimer porque el virus puede afectar el sistema nervioso provocando inflamación, la cual está relacionada con la neurodegeneración.

IMPORTANCIA DE LOS CUIDADORES

Los especialistas destacaron la urgente necesidad de fortalecer las inversiones a nivel nacional, tanto en lo que respecta a la atención a las personas con demencia, como a las personas cuidadoras.

Elisa Otero, neuróloga de la Unidad de Trastornos de Movimiento y Neurociencias de México, detalló que los cuidados necesarios para las personas con demencia contemplan atención primaria y especializada, servicios comunitarios, rehabilitación, cuidados de larga duración y paliativos.

Explicó que en 2019, las personas cuidadoras dedicaron en promedio 5 horas al día a apoyar en sus actividades cotidianas, a las personas que viven con demencias; en 70 % de los casos, las cuidadoras son mujeres.

"Es por ello que el acceso a la información, formación y servicios, así como a apoyo social y financiero es especialmente importante para las personas que se dedican al cuidado de pacientes con este tipo de demencia", recalcó.

En tanto, Ávila Funes detalló que otro de los pendientes es la falta de especialistas. Tan solo en México, precisó, existen menos de 700 médicos geriátricos que saben tratar esta dolencia.

LEJOS DE UNA CURA

Pese a la innovación que han tenido los tratamientos para esta enfermedad, los especialistas coincidieron en que todavía hay mucho camino por andar para encontrar una cura.

"Todavía no hay un medicamento que cure, pero sí existen algunos tratamientos para retrasar su progresión", apuntó el doctor Paul Uribe.

No obstante, dijo que contrarrestar los factores de riesgo para padecer la enfermedad y otros tipos de demencia es posible.

Entre lo que se puede hacer, dijo, es evitar el sedentarismo, la obesidad, el consumo de comida chatarra, la diabetes, el estrés, el insomnio, la depresión, el alcoholismo y el tabaquismo.

"Proveer a nuestro cerebro de un estado de salud bueno, darle al cuerpo actividad física, permanecer activo mentalmente aprendiendo nuevos idiomas, aprender a tocar un instrumento. Lo que se busca es mantener la salud cardiovascular y cerebral", concluyó.