Son varios los factores que pueden influir en la respuesta a una vacuna.

REDACCIÓN.- Hace poco más de un año que el covid-19 se sumó a este largo listado de vacunas las cuales son indispensables para prevenir enfermedades graves.

Hoy volvemos a necesitar la vacunación para poder frenar la expansión del coronavirus y recuperar la normalidad.

Las vacunas disponibles han demostrado ser eficaces para prevenir la enfermedad. Sin embargo, la magnitud y calidad de la respuesta inmunitaria a las vacunas varía considerablemente entre individuos.

Son varios los factores que pueden influir en la respuesta a una vacuna

Algunos hacen referencia a características individuales como:

-La edad

-El sexo

-Su información genética

-Presencia de patologías (como diabetes y enfermedades cardiovasculares, ambas vinculadas a alteraciones del sistema inmunitario).

Pero, además, nuestra respuesta inmunitaria a las vacunas puede variar en función de prácticas cotidianas en nuestro día a día.

¿Qué hábitos pueden mejorar nuestra respuesta inmunitaria tras la vacunación?

-Dormir un número de horas suficientes

-Controlar nuestro nivel de estrés

-Comer saludable (alimentos ricos en vitamina C y ácido fólico)

-No estar en sobrepeso

-Evitar el consumo de antibióticos, tabaco y alcohol

Realizar ejercicio frecuentemente es otro de los hábitos que se asocia con mejorar nuestro sistema inmune además de mantenernos siempre hidratados.